EFEUSASan Juan

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, rechazó hoy "contundentemente" las alegaciones de intromisión política hechas por varios miembros salientes de la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Los miembros independientes de la Junta de Gobierno de la AEE de Puerto Rico dimitieron hoy en medio de la polémica desatada por la contratación del que iba a ser su nuevo primer ejecutivo Rafael Díaz, por medio de una carta en la que se denuncia un intento de politizar la compañía estatal.

La Junta de Gobierno de la AEE envió una carta al gobernador, en la que se anuncia la dimisión de sus miembros independientes y se denuncia un intento de intromisión política en la empresa.

"Cuando los intereses políticos se ponen por delante de las necesidades de la ciudadanía el proceso de transformar el sector eléctrico de Puerto Rico se pone en riesgo", indica la misiva enviada a Rosselló.

"Creemos que usted (Rosselló) está al tanto de este tema y le deseamos lo mejor en el proceso de transformación de la AEE e igualmente importante la separación de la política en Puerto Rico de las operaciones en la AEE", indica la carta

El gobernador contestó hoy que su "compromiso con la transformación energética de Puerto Rico es inquebrantable".

"Mi deber es velar por los mejores intereses del Pueblo de Puerto Rico y así lo seguiré haciendo", sostuvo el primer mandatario en un comunicado.

Previamente expresó en referencia al salario del que iba a ser director ejecutivo, que "la Junta de Gobierno de la AEE debe atemperar el sueldo a lo que estoy planteando, o en su defecto, los miembros que no estén dispuestos a hacerlo deben renunciar a sus cargos, para que los asuman personas que trabajen arduamente en la búsqueda de un buen director ejecutivo dispuesto a trabajar por un salario que se ajuste a la realidad de la AEE".