EFEUSASan Juan

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, inauguró hoy el puente modular sobre el Río Grande de Arecibo, a la altura del barrio Río Abajo del municipio de Utuado, en el centro de Puerto Rico, donde estaba el puente Graulau que colapsó tras el impacto del huracán María y ha tenido un costo de 4,3 millones de dólares.

Esta obra servirá a unas 60 familias que quedaron incomunicadas tras el paso del fenómeno atmosférico y que se las ingeniaron con escaleras de madera para no permanecer completamente aisladas durante la emergencia.

"En octubre tuve la oportunidad de visitarlos junto con una delegación de congresistas y la comunidad de Río Abajo ejemplificó la devastación que dejó el huracán María en nuestra isla. En aquel momento, me sentí orgulloso al poder demostrar la inventiva de los puertorriqueños que, a pesar de la desgracia, no se amilanaron y autogestionaron una escalera de madera y un sistema de poleas para lograr transportar suministros desde un extremo del río al otro", recordó el mandatario.

"Reconocemos las angustias que han pasado y por eso me llena de emoción estar aquí hoy con ustedes e inaugurar este nuevo puente. Estamos orgullosos de ustedes por su perseverancia y el sentido de comunidad que logró la supervivencia durante los momentos más críticos de esta emergencia", destacó Rosselló.

Por su parte, el director ejecutivo de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), Carlos M. Contreras Aponte, destacó que "este puente, que se comenzó a instalar el pasado 26 de diciembre de 2017, está construido en metal, con pilotes de hormigón barrenados en la roca y se instaló siguiendo los más estrictos controles de calidad y seguridad, según certificado por el contratista".

Contreras explicó que "el proceso para la instalación de este puente, aunque es una estructura modular, fue complejo".

Además, se pavimentó, se marcó el pavimento y se colocaron vallas importantes para garantizar la seguridad de los usuarios.

Los trabajos fueron completados con una inversión de casi 4,3 millones de dólares procedentes de fondos federales de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) y la Administración Federal de Carreteras (FHWA, por su sigla en inglés).

La ACT completó la instalación del puente por medio de la constructora Hartmann, SE.

Los trabajos fueron supervisados por la División de Carreteras de los Terrenos Federales del Este de FWHA.