EFE NewsSan Juan

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) para Puerto Rico anunció este martes que aprobó la petición del Gobierno de la isla de adelantar 400 millones dólares, de unos 3.000 millones estipulados por el CARES Act, para paliar los efectos del COVID-19.

"La Junta de Supervisión está comprometida a garantizar que el pueblo de Puerto Rico reciba este respaldo tan importante de la Ley CARES tan rápido como sea posible", afirmó el ente fiscal en un comunicado de prensa difundido hoy.

"Esta aprobación no debe establecer un precedente, sino considerarse como un beneficio de una sola vez", aseguró la JSF en el texto.

El Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act (CARES Act), firmado el pasado 27 de marzo por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, otorga, entre otros beneficios, ayuda económica a residentes de Estados Unidos y sus territorios, para afrontar la pandemia.

El estímulo económico destinado a paliar los efectos del coronavirus incluye un coste total cifrado en 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia de los Estados Unidos.

Ante esto, la JSF, no obstante, indicó que espera que el adelanto de los 400 millones de dólares, proveniente de fondos del gobierno de Puerto Rico, se reembolse en su totalidad con los dineros federales asignados.

Así lo aseguró la JSF después de que el secretario de Hacienda, Francisco Parés, informara hoy que el Departamento del Tesoro federal evalúa adelantar el desembolso a los residentes de Puerto Rico, luego de que el ente fiscal no mostrara reparos en su propuesta de acceder a los fondos disponibles en las cuentas del Gobierno local.

Ante ello, Parés contó que se le presentó a la JSF una propuesta para desembolsar una porción del incentivo federal accediendo a la utilización de unos 400 millones de dólares "de la cuenta del secretario, y así acelerar el desembolso de una parte del paquete de ayudas económicas que se recibirá bajo el CARES Act".

En esta misma línea, la JSF indicó que Hacienda no liberará los pagos de reembolsos de recuperación hasta tanto el secretario del Tesoro de Estados Unidos haya aprobado el plan de distribución, minimizando así cualquier posibilidad de riesgo de que dichos fondos no sean elegibles para ser reembolsables.

"El pueblo de Puerto Rico merece que se tomen acciones decisivas en respuesta a la crisis de COVID-19. La JSF continúa firme en su respaldo a los esfuerzos del gobierno de Puerto Rico para mitigar los daños provocados a los cuidados y servicios de salud y a la economía como consecuencia de la pandemia", puntualizó el organismo.