EFEUSASan Juan

El presidente de la Junta de Supervisión Fiscal para Puerto Rico (UPR), José Carrion, dijo hoy que los recortes millonarios previstos para la Universidad de Puerto Rico (UPR), no son negociables.

Tras participar en Expo Cumbre, una actividad organizada por el Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico, manifestó su preocupación y "tristeza" por lo que está ocurriendo con una de las principales instituciones académicas de la isla.

Carrión también recordó que la UPR aún no ha entregado su plan fiscal a la JSF por lo que en caso de no hacerlo, se les impondrá uno que incluye reducciones de unos 450 millones de dólares para los próximos cuatro años.

"No vamos a renegociar el plan fiscal. No lo renegociamos con los acreedores y no lo vamos a renegociar con ninguna persona que tenga interés", dijo.

Así, las medidas de recortes que afectan de forma especial a la universidad y las escuelas en Puerto Rico, siguen generando protestas y hoy representantes de varias organizaciones profesionales se manifestaron ante el Capitolio en San Juan.

Los manifestantes, convocados por organizaciones profesionales, y compuesto, en su mayoría, por profesores, protestaron contra los recortes a la Universidad de Puerto Rico (UPR), así como en contra del cierre de casi 180 escuelas públicas.

Una merma monetaria, que consideran, es un serio ataque a la educación en la isla.

La manifestación se produjo ante una cinta amarilla, igual a la usada por las fuerzas de seguridad en Estados Unidos cuando acotan los lugares donde se cometen crímenes.

"Estamos representando una escena del crimen aquí en la Casa de las Leyes", dijo Javier Córdova, vicepresidente de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU).

Córdova opinó ante los medios que hay unos servicios fundamentales que hay que proteger y un sitio bueno para comenzar es la UPR, donde la comunidad está en solidaridad con la huelga que afecta todo el sistema. Hay nueve recintos paralizados totalmente, de once que son" desde hace más de un mes.

Coincidiendo con la protesta y las declaraciones de Carrión, el Comité Negociador Nacional (CNN) de los estudiantes expresó mediante una carta su disponibilidad a la JSF para una reunión que pudiera ser los días 15, 17 y 19 de mayo para llevar a cabo el encuentro que acordaron celebrar tras el 31 de marzo.

Mientras tanto hoy seguían cerradas las puertas principales de la UPR en el campus de Río Piedras.

Las mismas están así, custodiadas por estudiantes, desde que comenzó la huelga y pese a una orden judicial de que se abrieran a más tardar ayer, permanecen sin que se pueda acceder.

A excepción de un equipo de mantenimiento, que a primera hora ha estudiado en qué condiciones se encuentran las instalaciones sin usarse desde hace más de cuatro semanas.

El presidente de la Junta de Gobierno de la UPR, Carlos Pérez, había asegurado que el equipo de refrigeración del lugar estaba "a punto de colapsar".

Por otro lado, los problemas que afectan a la UPR parecen haber hecho mella en los estudiantes de nuevo ingreso, a tenor de los datos ofrecidos hoy por Nivia A. Fernández.

Según estadísticas provistas por la Oficina de Admisiones de la UPR, para el 10 de mayo de 2017, de acuerdo con Fernández, unos 11.150 estudiantes admitidos al Sistema UPR reservaron su espacio, lo cual representa el 85 por ciento del cupo para el año académico 2017-2018.

En contraste, para esta misma fecha en 2016, ya se había llenado el 102 por ciento del cupo a nivel sistémico, con 13.106 plazas reservadas.

La presidenta interina destacó, en un comunicado, que la situación es más preocupante en el recinto de Río Piedras, donde sólo se ha llenado el 73 por ciento del cupo, con 2.230 estudiantes de nuevo ingreso reservando su espacio en el recinto.

Para esta misma fecha en 2016, ya se había reservado el 100 por ciento del cupo en el recinto riopedrense, informó la responsable interina.

"A pesar de los retos que afronta actualmente la UPR, el calendario del proceso de admisiones continúa según estipulado. Todos los directores de admisiones están atendiendo a través de correo electrónico a los solicitantes y estudiantes admitidos. Dado que muchos de los recintos están cerrados, también han brindado orientación en ubicaciones alternas sobre el proceso de admisiones, asistencia económica y servicios", dijo.

Otros recintos que enfrentan una merma en los estudiantes que han reservado espacios incluyen a la UPR en Humacao, con el 78 por ciento del cupo lleno en 2017 frente al 102 por ciento en 2016; la UPR en Ponce, con 80 por ciento del cupo en 2017, mientras que en 2016 fue de un 101 por ciento; y la UPR en Carolina, con el 82 por ciento del cupo lleno en 2017, en contraste con el 94 por ciento para la misma fecha en 2016.

Asimismo, el 83 por ciento del cupo se ha llenado en los recintos de Arecibo, Bayamón y Aguadilla; para el 2016, las cifras eran 105 por ciento, 99 por ciento y 94 por ciento, respectivamente.