EFE NewsSan Juan

El legislador popular Ramón Luis Cruz denunció este miércoles que el Departamento del Trabajo y Rehabilitación (DTRH) pagó 217.204 dólares para usar el Centro de Convenciones de San Juan para recibir solicitudes del Programa de Asistencia de Desempleo por la Pandemia.

Y es que según dijo hoy Cruz en un comunicado de prensa, el DTRH otorgó dicho contrato, que se extiende desde el 1 al 30 de junio, para utilizar dicho edificio, en vez de utilizar otros mecanismos como funcionarios de la propia agencia gubernamental o poner en vigor la Ley del Empleador Único.

Por lo tanto, según Cruz, el Gobierno de Puerto Rico está pagando 9.872,91 dólares diarios por el autoservicio que estableció en el Centro de Convenciones sanjuanero, después de instalarlo frente a la sede del DTRH en Hato Rey, pero que en ambos lugares han provocado filas de cientos de automóviles.

El legislador sostuvo además que la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, y la titular del DTRH, Briseida Torres, pudieron haber evitado dichas colas de vehículos si el Gobierno no hubiera desmantelado algunas oficinas regionales, como la de su distrito, en Humacao, así como la oficina regional de Guayama.

"El cierre de las oficinas regionales obliga a los ciudadanos de mi distrito a moverse a lugares más distantes de la zona, como a Fajardo, para poder buscar servicios que antes podrían obtener en Humacao", dijo Cruz.

El legislador, previamente había denunciado el contrato por 500.000 dólares a una compañía asociada al gobernante Partido Nuevo Progresista para que administraran el centro de llamadas, que nunca rindió los resultados que se esperaba, tal y como ocurrió con la página web del DTRH.

Ante toda la problemática, Cruz avisó a la gobernadora y a Torres que recuerden que su administración aprobó la Ley del Empleador Único, cuyo propósito precisamente era optimizar los procesos de recursos humanos entre las agencias para una mejor utilización de los recursos públicos.

"Van más de 70 días desde que se declaró esta emergencia a causa del coronavirus y todavía es la hora que no vemos al gobierno hacer las cosas bien, la improvisación continúa día a día mientras el país sigue pagando las consecuencias de sus malas acciones", dijo Cruz.

"Para resolverle a los puertorriqueños se tardan meses, pero cuando de otorgar contratos se trata, son trámites que hacen en menos de 24 horas", criticó.