EFEUSASan Juan

Líderes sociales y sindicales expusieron hoy a congresistas estadounidenses que viajaron a la isla cuál es la situación por la que atraviesa Puerto Rico tras los huracanes de 2017 y la implantación de la Ley Promesa, aprobada por Washington para atender el impago de la multimillonaria deuda.

Los representantes de la sociedad puertorriqueña tuvieron la ocasión de explicar cómo se recupera la isla a un grupo de congresistas encabezados por el presidente del Comité de Recursos Naturales y Ambientales de la Cámara de Representantes federal, el demócrata, Raúl Grijalva.

El encuentro celebrado en San Juan no fue abierto a la prensa, pero Arturo Massol, de la organización ambientalistas Casa Pueblo, informó a través de un comunicado de su exposición, en la que reclamó la importancia de construir un modelo energético sustentable.

Massol resaltó que pretende convertir al municipio de Adjuntas en la primera comunidad autosuficiente en energía de todo Puerto Rico.

El encuentro contó también con la presencia de la presidenta de la Asociación de Maestros de Puerto Rico, Aida Díaz, quien denunció que fondos federales enviados a Puerto Rico son, según aseguró, desviados a compañías privadas sin que lleguen a las escuelas.

Roberto Pagán, representante del Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores, pidió por su parte una auditoría de la deuda que asciende a cerca de 70.000 millones de dólares.

El presidente del sindicato Utier, Ángel Figueroa, detalló a los congresistas cómo tras el paso del huracán María el Gobierno de Ricardo Rosselló optó por contratos privados para restaurar la infraestructura eléctrica y que buena parte del trabajo de reconstrucción fue para el Cuerpo de Ingenieros de EE.UU.