EFEUSASan Juan

La exposición "Francisco de Goya. Desastres de la Guerra" que abre hoy sus puertas, permitirá a los puertorriqueños recorrer a través de 80 láminas grabadas al aguafuerte, la crudeza del conflicto bélico que desgarró España entre 1808 y 1814 con la invasión francesa.

La conservadora de colecciones de la Fundación Mapfre, Leyre Bozal, señaló en entrevista con Efe que es la primera vez que la muestra se expone en público desde su adquisición en 2013 por esa institución.

Añadió que es una gran oportunidad para que el público puertorriqueño conozca el trabajo del pintor español de aquellos años.

"La colección llega como consecuencia de la larga colaboración con Puerto Rico", dijo Bozal, tras recordar que a ello contribuyó el que Mapfre tenga presencia desde hace décadas en la isla caribeña, donde es una de las principales compañías del sector de seguros.

Bozal indicó que la exposición incluye 80 láminas tituladas y grabadas al aguafuerte con algunas aportaciones de punta seca y aguada, estampadas en tinta negra.

El coleccionista Paul Lafort adquirió en siglo XIX dos láminas más, aunque éstas nunca se incluyeron en las 7 ediciones que se conservan de "Los desastres de la guerra".

La cuarta edición es la que se expone a partir de hoy y hasta el 28 de junio en el Museo de Arte de Puerto Rico, parte de las colecciones Fundación Mapfre y que fue realizada en 1906 en la Calcografía Nacional.

"Los grabados muestran el levantamiento del pueblo de Madrid en 1814 y constituyen un grito por la paz", apuntó Bozal, para quien se trata de un intento de Goya de "reflexionar sobre la idea en contra de matarnos los unos a los otros".

Destacó que los grabados se dividen en tres partes, con las dos primeras, de la estampa 1 a la 64, que incluyen los desastres de la guerra propiamente dichos, mientras que la tercera son los llamados "caprichos enfáticos", del 65 al 80, de carácter más alegórico y que se entienden como una reflexión de carácter político sobre el absolutismo del reinado de Fernando VII tras el final de la guerra.

Bozal subrayó que en esos grabados, a diferencia de los típicos de la época, no destaca la heroicidad de los contendientes, sino que se quiere dar importancia al sufrimiento de las víctimas y a la reflexión sobre las consecuencias de la guerra.

La directora del Museo de Arte de Puerto Rico, Lourdes Ramos, dijo durante la presentación de la muestra que se trata de la primera vez que se expone en la isla sobre "Los desastres de la guerra de Goya" y que la pinacoteca que encabeza tiene el honor de acoger esta histórica cita.

"Estos grabados revelan que en una guerra no hay ni vencedores ni vencidos", dijo Ramos.

Aunque se desconoce con exactitud los límites cronológicos de la ejecución de la serie, se estima que "Los desastres de la guerra" datan de entre 1810 y 1815.

Tras la muerte de Goya, "Los desastres de la guerra" permanecieron en manos de su hijo, Francisco Javier, antes de pasar a su nieto Mariano.

Aunque no se publicaron en vida, su amigo Juan Agustín Ceán Bermúdez conservó un ejemplar de los dibujos preparatorios, conocidos como el "Álbum de Ceán", conservado en el Museo Británico de Londres.

La difícil situación por la que atravesaba España en esos años hizo que Goya contara con pobres medios para su trabajo.

Ramos recordó que la colaboración con la Fundación Mapfre no es nueva, ya que junio de 2011 el Museo de Arte de Puerto Rico acogió la exposición "Pablo Picasso Suite Vollard París, 1930-1937".

Esa muestra recogió 100 estampas realizadas por Picasso entre septiembre de 1930 y marzo de 1937 por encargo del marchante de arte y editor Ambroise Vollard.