EFE NewsSan Juan

Un total de 919 incidentes de violencia de género se registraron en Puerto Rico entre el 15 de marzo y el 6 de mayo bajo el toque de queda por el COVID-19, un doble sufrimiento para las mujeres que el colectivo feminista denuncia puede ser más elevado que el de las estadísticas oficiales.

La directora ejecutiva de la organización feminista Coordinadora Paz para las Mujeres, Vilma González, dijo este lunes a Efe que tiene serias dudas sobre la realidad de esa cifras, pues en su opinión pueden más altas.

El Negociado de la Policía de Puerto Rico divulgó que desde el 15 de marzo y hasta el 6 mayo se han reportado 919 incidentes de violencia de género, lo que supondría 127 casos menos que en el mismo periodo de 2019.

Los municipios de Bayamón y San Juan, con 138 y 109 casos, respectivamente, son los más afectados por la violencia doméstica.

DIFÍCIL DE CREER LAS ESTADÍSTICAS

González mantuvo que es difícil de creer que precisamente en un momento en que muchas mujeres permanecen con sus agresores encerradas durante las 24 horas del día los casos disminuyan, tras resaltar que la violencia de género es uno de los principales problemas de Puerto Rico.

Recordó que precisamente antes de que estallara la crisis del COVID-19 los colectivos feministas exigieron a la gobernadora, Wanda Vázquez, que declarara un estado de emergencia a causa del incremento de casos de violencia de género.

La jefa del Ejecutivo otorgó, sin embargo, un estado de alarma, aunque como González indica "sin que se dieran pasos concretos".

"Asumimos que con el COVID-19 las cosas iban a empeorar al tener que convivir las mujeres con sus agresores", dijo, después de indicar que por esa razón se le exigió al Gobierno protocolos para atender los casos de violencia.

"Pero no hubo respuesta a la petición de protocolos", recuerda la líder feminista, después de subrayar que por ello se puso en marcha la campaña "No estás sola", junto a otras organizaciones de mujeres.

Respeto al porque hay un descenso de muertes en un periodo en teoría propicio para el aumento de estos casos, dijo que, probablemente, en muchas ocasiones los incidentes no se recogen de forma adecuada, razón por la que las estadísticas no serían fiables.

Amárilis Pagán, fundadora de Matria, organización que lucha contra la violencia de género, señaló a Efe que directamente no ven confiables las estadísticas que maneja la Policía de Puerto Rico ni la atención que se presta por maltrato.

PONEN EN MARCHA LÍNEA DE ATENCIÓN A MUJERES

Por ello, junto a otras organizaciones, pusieron en marcha una línea telefónica de atención a mujeres víctimas de agresiones que en sólo 3 semanas del periodo de toque de queda recibió más de 200 llamadas.

Pagán indicó que un estudio llevado a cabo por organizaciones feministas concluye que los datos de muertes de mujeres entre 2014 y 2018 a manos de sus maridos según las estadísticas oficiales estarían más de un 25 % por debajo de la realidad.

Respecto a la razón por la que entre el 15 de marzo y el 6 de mayo bajo el toque de queda bajarán los casos de incidentes de género, matizó que probablemente se debe a que cesó el transporte colectivo, lo que impidió que muchas mujeres pudieran acudir a interponer las denuncias y la dificultad de denunciar su situación telefónicamente al compartir techo con el agresor.

Además, sostuvo que el Gobierno, al anunciar un ceso de actividades, creó la impresión de que la presentación de denuncias quedaba paralizada.

PROBLEMAS DE LAS AGENCIAS PARA LAS ESTADÍSTICAS

Deborah Upategui, analista del Observatorio de Equidad de Género, también puso en duda la caída de los incidentes de violencia de género durante el periodo de toque de queda y atribuyó el problema a las dificultades de las agencias gubernamentales para contabilizar correctamente las información numérica que reciben.

Upategui sostuvo que esa errónea forma de actuar responde tanto a negligencia como a una política premeditada en el manejo de datos para ocultar la realidad.

Dijo que para adentrase en este asunto, el Observatorio de Equidad de Género llevó a cabo el "Informe sobre estadísticas de violencia doméstica y órdenes de protección", para el periodo comprendido entre el 15 de marzo y el 19 abril en comparación con el año anterior.

Entre el 15 de marzo y el 19 abril pasados hubo un total de 643 incidentes de violencia de género investigados por la Policía, frente a los 725 del mismo periodo de 2019, según el informe.

La tasa de incidentes de violencia doméstica en Puerto Rico durante el toque de queda COVID-19 fue de 37,4 por cada 100.000 mujeres, lo que supone 4,6 veces mayor que la tasa de 8,1 incidentes por cada 100.000 hombres.

El informe indica que se puede asumir que los números de la Policía son una estimación a la baja de la situación real.

Destaca el informe que a medida que se recrudecen la precariedad económica y sube la ansiedad ante las necesidades económicas de las familias se hace mucho más difícil para las mujeres tomar la decisión de dar parte a la Policía y generar denuncias.

"La dependencia económica y psicológica aumenta conforme la situación económica empeora y se prolonga el encierro", subraya.

Upategui sostuvo que, en cualquier caso, el que las estadísticas reflejen una bajada de la incidencia de los casos de violencia de género en un contexto como el actual de confinamiento de los hogares debe ser preocupante para las autoridades, a su juicio más interesadas en mandar el mensaje de que el problema mejora cuando no es verdad.