EFE NewsSan Juan

La Oficina del Inspector General de Puerto Rico (OIG) informó este viernes que desde el 17 de julio llevará a cabo adiestramientos y capacitación a los encargados de propiedad de las entidades gubernamentales, ante las fallas que reflejan los manejos de propiedad e inventario en dichas agencias.

Según explicó la OIG en un comunicado de prensa, estos adiestramientos para los funcionarios los ofrecerán para reiterar "el compromiso y deber ministerial para promover una sana administración pública".

Los adiestramientos se llevarán a cabo de manera virtual en varias sesiones y será requerido para los encargados de propiedad y almacén del Gobierno.

"Las deficiencias de manejos en la propiedad e inventario del Gobierno de Puerto Rico se han repetido a lo largo de los años, por lo que es necesario atender el problema desde la raíz, que es el personal que está a cargo del manejo y custodia de ésta", enfatizó la OIG sobre los adiestramientos.

La OIG, de igual manera, recalcó que el personal "debe entender la responsabilidad que se le ha delegado como custodio de propiedad pública, así como su responsabilidad en responder ante cualquier asunto irregular".

Ejemplo de algunas irregularidades en agencias gubernamentales ocurrió en el área administrativa de la Administración de Servicios de Salud y Contra la Adicción (ASSMCA), donde se notificó la pérdida de un equipo perteneciente al Gobierno de Puerto Rico, en una de sus oficinas.

Igualmente, surgieron deficiencias en el manejo y custodia de la propiedad en un Centro Ambulatorio de la ASSMCA, en el municipio de Arecibo.

Una de las deficiencias de controles internos que se encontró fue un libre acceso a la oficina administrativa por parte de personas ajenas a la misma y al lugar donde se guardan las llaves y a la caja de seguridad, por lo que todo el personal puede hacer uso de ellas.

De otra parte, se identificó que en el centro no existe un control y registro del uso de la propiedad y equipo.

Se concluyó que la pérdida de propiedad se facilitó por la ausencia de controles internos, así como incumplimiento con los procedimientos y documentación aplicable, además de la falta de diligencia del personal asignado a su custodia.

Esta situación pudo haberse evitado si el encargado de la propiedad hubiese realizado sus tareas en estricto cumplimiento a las leyes y normativas.

Actualmente existe abundante reglamentación para el manejo de propiedad y es responsabilidad de los funcionarios delegados a esa función cumplir con la misma.

Es meritorio señalar que la falta de procesos en los controles de propiedad e inventario, así como la ejecución efectiva de personal designado a estas tareas en las dependencias del gobierno resulta en la pérdida anual de fondos y propiedad pública.