EFEUSASan Juan

Unas 300 familias de Puerto Rico ejercen "homeschooling", una práctica que consiste en educar en casa a los niños y que el Gobierno local pretende regular para garantizar unos estándares mínimos en el nivel educativo de los menores.

Según explicó hoy a Efe la directora de la organización Casa Escuela Puerto Rico, Rocío López Venegas, el Proyecto del Senado 793 -de la autoría de Cirilo Tirado- intenta establecer algunas directrices sobre el método que siguen los padres que practican la enseñanza en casa.

López Venegas, madre de cuatro hijos de entre 4 y 17 años de edad, detalló que el proyecto legislativo propone registrar cuántos "homeschoolers" hay en la isla y conocer si los padres de los estudiantes "están capacitados" para regir como maestros de éstos.

"Nosotros entendemos que para eso, no hay que hacer un proyecto de Ley", afirmó López, quien mencionó que el mismo Gobierno tiene datos de cuántos "homeschoolers" hay en Puerto Rico a través de las "planillas" (declaraciones) de contribución sobre ingresos, así como en los bancos de datos de algunas agencias gubernamentales.

"Nuestra comunidad se mantiene firme oponerse al proyecto de Ley por entender que atenta contra los derechos de los padres de dirigir la crianza y la educación de sus hijos, interviene indebidamente en la intimidad y privacidad familiar y desnaturaliza la esencia genuina de cada familia que educa en el hogar", resaltó López.

Explicó que el "homeschooling" se define como una alternativa educativa en la que los padres de familia toman control de la educación de sus hijos en sus casas, rechazando así la escolarización tradicional que pasar por llevar a los niños a la escuela.

Según la página de internet de Casa Escuela Puerto Rico, en EE.UU. actualmente más de dos millones de niños y jóvenes reciben educación en sus residencias por parte de sus padres, lo que supone un aumento de un 75 % desde 1999.

López, quien a comienzos de este mes encabezó una manifestación frente al Capitolio de San Juan para protestar contra el Proyecto 793, indicó que la única diferencia que tiene un estudiante de educación en la casa con la de uno que estudia en una escuela "es dónde recibe el conocimiento, porque todo lo demás es igual".

La defensora de este tipo de educación describió como "un mito" la afirmación de que el "homeschooling" limita la capacidad de los niños y jóvenes para relacionarse con otros de su edad.

"Eso un mito porque las familias que educamos en el hogar participamos de muchas actividades y quizás más que las de los niños de familias tradicionales que estudian en alguna escuela pública o colegio", afirmó la madre.

"Podemos socializar, compartir, expresar nuestras opiniones y motivaciones y alcanzar las metas marcadas. El decir que este método no funciona, es un concepto vago procedente de una persona que no conoce" de lo que habla, añadió.

López dijo además que el ahorro que supone esta técnica para una familia le permite dedicar ese dinero a "otras cosas que sean útiles, como excursiones o recursos que se compran para que ellos obtengan el conocimiento".

"En mi opinión personal, el 'homeschooling' es efectivo. El éxito de nuestros hijos depende del empeño que le pongan los padres y cuán evidente sea el proceso en cada familia", aseguró López, quien aclaró que su organización no está ligada a ninguna creencia religiosa en particular.

"Nuestro grupo de padres y madres tiene un fin común y máximo común denominador: proteger la autonomía que caracteriza la enseñanza académica de nuestros hijos en el hogar", subrayó.