EFE NewsSan Juan

El gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, y Joe Manchin, director del Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado federal, dialogaron este jueves sobre el acuerdo bipartidista alcanzado en la Cámara baja federal para evitar un precipicio fiscal en el programa de Medicaid en la isla.

El acuerdo, apoyado por el Comité de Energía y Comercio de la Cámara baja federal, permitiría garantizar una aportación federal de 76% hasta el 2026 por servicio de Medicaid en la isla.

Esto beneficiaría a 1,4 millones de beneficiarios y provee acceso a servicios de salud para las poblaciones más vulnerables de la isla, incluidas las familias de bajos ingresos, los niños y las personas con discapacidades.

No obstante, Puerto Rico, por ser un territorio de Estados Unidos, no recibe paridad de fondos federales para los programas de salud Medicaid y Medicare, en comparación con los estados y el Distrito de Columbia.

Ante ello, Pierluisi habló sobre la propuesta de presupuesto del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que incluye lenguaje para brindar trato igual a Puerto Rico en el programa de Medicaid.

El gobernador reafirmó que proveer los mismos fondos que reciben los demás estados es la única solución a largo plazo para eliminar el trato desigual histórico que ha habido con los ciudadanos estadounidenses que viven en la isla en ese programa de salud.

"Agradezco al senador Manchin el diálogo que sostuvimos sobre la importancia de que Puerto Rico sea tratado en igualdad de condiciones. Reconozco que el acuerdo bipartidista brinda a la isla un alivio inmediato", afirmó Pierluisi.

"Sin embargo, quiero una solución permanente que provea estabilidad al programa y garantice los fondos necesarios para prestar atención médica adecuada al pueblo de Puerto Rico. Seguiré luchando por un trato igual al de los estados de la Nación y espero seguir trabajando y colaborando con el senador Manchin en este y otros temas", añadió.

En marzo pasado, mediante la Orden Ejecutiva 2021-025, Pierluisi creó un Grupo de Trabajo Multisectorial para pedir trato igual en los fondos para los programas federales de Medicaid y Medicare y evitar que miles de puertorriqueños se queden sin cubierta de salud a partir de octubre.

La Orden Ejecutiva detalla que existen medidas críticas que se han trabajado para aumentar la elegibilidad del programa Medicaid, mejoras en beneficios y la compensación de proveedores (médicos y hospitales).

Sin embargo, el carácter temporero de esta asignación de fondos que culmina el 30 de septiembre de 2021, tiene el efecto de colocar a Puerto Rico nuevamente ante el potencial de riesgo del abismo fiscal en los fondos del Medicaid para el año fiscal 2022, que comienza el 1 de octubre de 2021 y para los años subsiguientes.

A mediados de junio pasado, Pierluisi envió una carta a los líderes del Congreso exhortándoles a corregir permanentemente el trato desigual que recibe Puerto Rico en la aportación federal al programa de Medicaid en la isla.

La carta subraya que, aunque el Congreso limitó la asignación de fondos al programa y la tasa de pareo que recibe del Gobierno federal, por la pasada década ha proporcionado aumentos temporeros por encima de las asignaciones establecidas debido a la clara insuficiencia de fondos para cubrir las necesidades médicas de Puerto Rico.

En la carta, Pierluisi insiste en que el programa de salud de Puerto Rico carece de los fondos necesarios cuando se compara con los estados más pequeños con mayores ingresos per cápita.

La misiva añade que esto ha contribuido a la prevalencia de enfermedades crónicas y la falta de infraestructura médica en Puerto Rico.

El primer mandatario advirtió que si no se asignan los fondos al programa de Medicaid podría causar la desafiliación de cientos de miles de beneficiarios actuales de Medicaid.

Además, pudiera provocar reducciones en los beneficios, interrupciones en el financiamiento del programa de hepatitis C, recortes en otros programas de salud y la reducción de pagos a proveedores, aumentará la fuga de médicos y beneficiarios y continuará debilitando el ya frágil sistema sanitario en la isla.