EFESan Juan

El gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, anunció este lunes, que junto a la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal del Gobierno local sometieron su moción ante la jueza federal Laura Taylor Swain reiterando su compromiso de reestructurar la deuda pública de manera justa y sostenible.

Taylor Swain, que fuera jueza de bancarrotas para el Distrito Este de Nueva York, será la responsable de tutelar un proceso de quiebra histórico para todo Estados Unidos por la cuantía de la deuda del Estado Libre Asociado, que ronda los 70.000 millones de dólares.

Como parte de esa reestructuración, se encuentra el Proyecto de la Cámara 1003, que con su aprobación en la Legislatura, habilitaría el Plan de Ajuste de la Deuda (PAD), una polémica iniciativa que de convertirse en ley los críticos alertan que pondrá en peligro las pensiones de los funcionarios y la financiación de la Universidad pública.

Pierluisi ha apoyado la versión más reciente de la iniciativa, que incluyó cambios impulsados por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) sobre la protección de las pensiones que según opositores a la pieza hará posibles futuros recortes en las jubilaciones de los funcionarios públicos.

"He sido firme en que es esencial proteger a los pensionados porque ya han sufrido recortes y cualquier reducción adicional es innecesaria, tanto por razones fiscales como de equidad", afirmó el gobernador en un comunicado de prensa este lunes.

Pierluisi, a su vez, dijo que respalda la decisión de la JSF de acceder "a eliminar la reducción del beneficio mensual, lo que nos ha acercado significativamente a lograr para el pueblo de Puerto Rico un acuerdo de ajuste de deuda que se pueda confirmar".

En el escrito, el Gobierno insistió en que apoya los términos económicos del PAD, el cual "contempla concesiones significativas por parte de los bonistas y una reducción de la deuda del Gobierno por 80 %, eliminando más de 25.000 millones de dólares en deuda".

También resalta "que la oportunidad de lograr esta histórica reestructuración de la deuda no se puede dejar pasar", mientras se reserva sus derechos de objetar el PAD si la legislación necesaria no es aprobada y los pensionados no están protegidos adecuadamente.

"Es importante resaltar que el proceso legislativo no ha terminado y que el honorable tribunal y la Junta de Supervisión deben conceder el tiempo adicional que la Asamblea Legislativa necesita para aprobar el proyecto de ley que viabiliza la emisión de los nuevos bonos reestructurados, pues seguimos trabajando con la confianza de que podemos lograrlo", dijo Pierluisi.

"Es necesario dejar atrás las posiciones inamovibles, ya que nuestro pueblo merece que lleguemos a un consenso que permita de una vez y por todas lograr el fin de la quiebra del Gobierno de Puerto Rico", insistió Pierluisi.

La moción que sometió el gobernador arranca diciendo: "El Gobernador cree firmemente en que es momento de finalizar el caso de Título III del Gobierno de Puerto Rico sin atrasos adicionales".

"Sin embargo, entretanto, el proceso legislativo debe ser respetado y todas las partes deben abstenerse de fijar posiciones arbitrarias y trabajar unidos para abrir el camino a la legislación que autorice la emisión de los nuevos GOs (bonos de obligaciones generales) y CVIs (instrumentos de valor contingente), mientras se permite que el proceso de confirmación siga adelante", continúa.

En el escrito, el Gobierno hace un recuento sobre el proceso que ha tomado la legislación, el cual se ha visto paralizado desde la semana pasada por falta de votos en el Senado de Puerto Rico.

Asimismo, detalla que los legisladores y el gobierno acordaron incluir ciertas enmiendas al proyecto que lograrán que el mismo sea aprobado en ambos cuerpos legislativos de forma bipartita.