EFEUSASan Juan

Más del 90 % de la población de Puerto Rico dispone de un plan médico público o privado, lo que convierte a la isla en la segunda jurisdicción de EE.UU. con mayor porcentaje de personas aseguradas.

El director ejecutivo de la Administración de Seguros de Salud (ASES) de Puerto Rico, Ricardo Rivera, señaló hoy en entrevista con Efe que esa dato es un éxito para las políticas sanitarias de la isla caribeña.

"Ese elevado porcentaje muestra que la población puertorriqueña está protegida", indicó el funcionario, tras destacar que todo ello es posible gracias a una inversión anual de 2.700 millones de dólares para salud.

Según dijo, la alta cobertura significa que el Gobierno provee el adecuado soporte a sus ciudadanos, entre los que, según reconoció, hay un elevado número de personas con bajos ingresos que no puede permitirse pagar de su bolsillo un seguro privado.

De hecho, el 40 % de los puertorriqueños están inscritos en el Plan de Salud del Gobierno diseñado para prestar atención médica a las personas con bajos ingresos que no puede permitirse suscribir un plan privado.

"El esfuerzo se lo reparte el Gobierno del Estado Libre Asociado con 1.200 millones de dólares, mientras que los 1.500 restantes provienen de fondos federales", destacó Rivera.

Según ASES, un 92 % de la población de Puerto Rico cuenta con plan médico -público o privado-, mientras que el porcentaje restante se corresponde con personas que bien por tener ingresos muy altos o bien por dejadez, no han realizado los trámites para obtenerlo.

Rivera destacó que el 37 % de la población tiene contratados seguros privados, mientras que el 15 % restante cuenta con programas mixtos entre el sector privado y público.

"El perfil del 8 % que no tiene seguro se corresponde con el de un varón de menos de 45 años, soltero y sin hijos", destacó el funcionario, para quien ese colectivo es el más vulnerable dado que, en teoría, pueden no ser atendidos en caso de enfermedad a falta de un seguro que les dé cobertura.

"En algunos casos se trata de personas que se sienten bien y que, simplemente, no cuentan con un seguro por no realizar el trámite administrativo", destacó Rivera.

Dijo que hay además un grupo, de unas 75.000 personas, que ganan entre 10.000 y 25.000 dólares al año que ya por sus ingresos no pueden acogerse al Plan de Salud del Gobierno, "pero a su vez tampoco tienen, en la mayoría de los casos, dinero para pagarse un seguro privado".

Se refirió por último a otro grupo de unas 133.000 personas que ganan más de 25.000 dólares al año, individuos que sí pueden pagar de sus bolsillos un seguro privado pero que no lo hacen por tratarse de un colectivo joven que prefiere atender sus problemas de salud cuando surge en vez de atender el pago de una prima mensual.

Rivera matizó que, no obstante, toda la población tiene la garantía de ser atendidos en caso de necesidad, tal y como establece la ley puertorriqueña.

Con respecto a la utilización de los servicios del Plan del Gobierno, se verificó un gasto medio por beneficiario de 1.300 dólares anuales y un patrón de visitas médicas tres veces superior a la media estadounidense.

Según los datos de esta agrupación, el 50 % de los beneficiarios del Plan del Gobierno visitaron al menos una vez al año una sala de emergencia y el 13,8 % lo hicieron al menos tres veces.

Con relación a las admisiones a hospitales, la media es muy parecida a la de EE.UU., con cien admisiones por cada 1.000 personas, cuando en el territorio continental es de 106.