EFE NewsSan Juan

El presidente de la Cámara de Representantes, Rafael Hernández, junto a los legisladores Jesús Santa, José Varela, Deborah Soto y Luis Raúl Torres, presentaron legislación para poner fin a la quiebra de Puerto Rico, y comenzar la salida de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) de la isla.

“En el día de hoy estamos radicando la 'Ley para poner fin a la quiebra de Puerto Rico'. De esta forma, cerramos un ciclo de 15 años de intentos para resolver los problemas del país después de la terminación de los incentivos al sector manufacturero que causó que la isla entrara a una depresión económica que todavía hoy día padecemos”, expresó Hernández.

El Presidente cameral reiteró que la Cámara de Representantes está cumpliendo su deber constitucional de comenzar el proceso de evaluación de medidas que tengan impacto fiscal y presupuestario.

“En ningún momento hemos rehuido a esta responsabilidad desde que inició este cuatrienio. Así lo hicimos cuando derrotamos la resolución para asignar los $750 millones en fondos públicos peticionados por LUMA y la resolución que aprobamos para mantener una evaluación permanente del presupuesto”, abundó Hernández.

Según el Legislador, en el año 2013 el Gobierno de Puerto Rico intentó entrar al Capítulo 9 de la Ley de Quiebra Federal.

Al ser rechazada, se aprobó la Ley de la Quiebra Criolla, que fue retada y derrotada en los Tribunales.

Finalmente, lo que se aprobó fue la Ley Promesa que estableció el marco legal para reestructurar la deuda.

“Ahora le corresponde a la Asamblea Legislativa aprobar legislación para atender la situación. Lo que estamos radicando hoy es la reestructuración de la deuda al Gobierno Central, que actualmente está en 18.800 millones de dólares. Asimismo, proponemos una reducción a 7.400 millones de dólares, lo que significa el 60% del pago de la deuda y esta legislación facilita tal reducción”, explicó Hernández.

“También, estamos creando un Instrumento de Valor Contingente. Esto significa que todos los recaudos del Gobierno, que por décadas se habían cedido a corporaciones públicas, ahora estará centrado en una sola cuenta, facilitando el manejo de los ingresos por parte del Estado”, abundó el Presidente.

Hernández indicó que le solicitaron a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) que la Asamblea Legislativa y el Gobierno Central puedan restituir el 100% de los cortes a las pensiones, según incluidos en el Plan Fiscal.

Según el Presidente, la Junta aceptó esta propuesta.

De igual modo, este indicó que con el umbral de 1.500 por pensionado, la restitución costaría 90 millones de dólares.

Por ellos, le solicitaron a la JSF que suba el umbral a 2.000.

De esta forma, el costo de restituir las pensiones solo costaría $44 millones de dólares al erario. Esta propuesta también fue aceptada por el ente fiscal.

De otra parte, Hernández mencionó que los planes fiscales han reducido los recursos presupuestarios de los municipios.

“Al culminar este proceso legislativo, la Cámara, el Senado y el Gobernador comienzan la verdadera salida de la Junta de Supervisión Fiscal. Ahora vamos a modificar las leyes aplicables y – de ser necesario - la Constitución para evitar que Puerto Rico caiga nuevamente en un proceso de quiebra”, culminó el líder cameral. EFE News

co