EFE NewsSan Juan

Los representantes estudiantiles y claustrales de la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR) rechazaron la nueva versión del Plan Fiscal de la institución para el año fiscal 2020, que contemplaba, entre varios puntos, eliminar los aumentos en los costos de matrícula y cuotas.

Según se informó este sábado en un comunicado de prensa, el rechazo por parte de los cinco miembros a la nueva versión para mitigar el impacto por la pandemia del COVID-19, se aprobó el viernes durante una reunión extraordinaria.

Otros puntos que se incluían en la nueva versión del Plan Fiscal y fueron rechazados, eran detener las reducciones de presupuesto por los próximos dos años, y asignar una partida adicional de 54,6 millones de dólares del gobierno central a la UPR para subsanar el impacto económico provocado por la pandemia de COVID-19.

También quedaron denegados el incremento de 3% anual en la nómina del personal docente, un aumento de 630 dólares anuales para los empleados no docentes y una asignación de 20 millones a fines de implementar el Plan de Clasificación y Retribución del personal no docente, entre otras medidas.

"Es muy lamentable que los cinco miembros de la Junta de Gobierno que votaron en contra de este plan fiscal rechazaron medidas muy favorables para toda la comunidad universitaria, que se incluyeron con el propósito de aliviar el impacto económico del COVID-19", expresó el presidente de la UPR, Walter O. Alomar.

El plan, que debió enviarse el viernes a la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), dejaba sin efecto los aumentos en los costos de matrícula para estudiantes subgraduados y graduados durante los años fiscales 2020 y 2021, incluyendo a las escuelas laboratorio del Recinto de Río Piedras.

Además, mantenía las apropiaciones del gobierno central en 501 millones de dólares, conforme al presente año fiscal.

De igual forma, el documento contenía la creación de un fondo de ayudas económicas de 40,3 millones de dólares para el año fiscal 2020, además del nuevo fondo de becas proveniente del presupuesto del gobierno central que ascenderá a más de 200 millones en cinco años.

Igualmente, se mantenían las nuevas políticas de ayuda estudiantil, programas para estudiantes graduados y las exenciones para veteranos y representantes estudiantiles.

Además, se consignaban las nuevas asignaciones y transferencias del gobierno central a la universidad.

Ante ello, se propuso el nuevo Plan de Mejoras Permanentes para el sistema universitario, que sería financiado por una asignación del gobierno central de 145 millones de dólares distribuidos en 5 años.

A partir del año fiscal 2021, la UPR recibiría 20 millones de dólares sin restricciones para programas de capacitación a funcionarios.

En relación al Sistema de Retiro de la UPR, se incluían aportaciones patronales de 160 millones de dólares para el año fiscal 2020 y entre 142 y 146 millones en los próximos cinco años, según recomendado por estudios actuariales.

Esto representa un aumento de 22 millones para el plan de retiro en comparación al Plan Fiscal Revisado el inicial.

"Con esta actuación, la UPR incumple con la entrega de su Plan Fiscal Revisado y queda a merced de que la Junta de Supervisión Fiscal apruebe su plan para la UPR, que pudiera incluir aumentos de matrículas y cuotas, medidas más severas, distintas a las establecidas en este plan", afirmó Alomar.