EFEUSASan Juan

El presidente de la Corporación para la Defensa del Poseedor de Licencia de Armas de Puerto Rico (CODEPOLA), Ariel Torres, celebró la aprobación del Proyecto 1050 por la Cámara de Representantes en el último día de sesión tras concurrir con las enmiendas presentadas por La Fortaleza, incorporadas por el Senado de Puerto Rico a la nueva Ley de Armas.

"El ciudadano común no compra 20.000 municiones al año, pero si a la Gobernadora de Puerto Rico le da tranquilidad esa enmienda, nosotros lo que único que queremos es que la gente decente se pueda armar y defenderse. Que los delincuentes no sigan por la libre cometiendo en víctimas a la ciudadanía, que no se atreven a salir a las calles ni dentro de sus casas se sienten seguros, por la delincuencia en aumento. Cada día están más creativos", manifestó Torres.

Reconoció además que se requiere un proceso de educación "para que todos entendamos que la nueva Ley de Armas beneficia al ciudadano decente que necesita defender su vida y propiedad. Ahora podrán iniciar el proceso para obtener una licencia de armas y porte de armas, que la Ley actual 404 (2000) establece costos onerosos".

"Los senadores no legislaron para el criminal, porque esos siempre comprarán sus armas y balas en el bajo mundo. El reto que tiene ante sí el gobierno estatal y federal es encontrar soluciones para atajar la incidencia criminal y el contrabando de armas", subrayó.

Como parte de los cambios, el Comisionado de la Policía tendrá la facultad para investigar el uso de armas de fuego y municiones por una misma persona cuando se compren más de 20.000 balas y dispone además que la venta de municiones no estará limitada.

Este reclamo se intensificó tras el tiroteo en el residencial Ernesto Ramos, en San Juan, en la cual seis personas fueron asesinadas, y el propio secretario del Departamento de Seguridad Pública, Elmer Román, dijo que buscaba tener un registro de la cantidad de armas y las municiones de la ciudadanía.

"Agradecemos que la Gobernadora no haya cedido a las presiones porque era obvio que limitar la cantidad de balas que puede adquirir un ciudadano dentro de una armería, donde todo ese proceso queda evidenciado en el Registro de Policía Real System y rayaría en inconstitucional", explicó el presidente de CODEPOLA.

Torres enfatizó que el ciudadano común no compra 20.000 municiones al año".

Como ejemplo, mencionó que "si usted fuese a practicar al Polígono de Tiro todos los domingos y realiza 250 tiros, eso suma 13.000 tiros. Si dispararas los sábados y domingos, estaríamos hablando de 26.000 disparos".

Torres tiene plena confianza de que la Gobernadora Wanda Váquez Garced firmará el PS1050, el cual se convertirá en la nueva Ley de Armas de Puerto Rico.

La Corporación para la Defensa del Poseedor de Licencias de Armas de Puerto Rico (CODEPOLA) cuenta con una matrícula de unos 7.000 socios y se dedica a defender al ciudadano que legítimamente tiene licencia de armas.