EFE NewsSan Juan

Un total de 617 agentes de la policía de Puerto Rico permanecen en situación de aislamiento como medida preventiva ante el contagio de COVID-19, según la actualización sobre la situación en la isla de la emergencia médica por el nuevo coronavirus ofrecida por el comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), general José Burgos.

Por otro lado, tres cuarteles han sido reabiertos con todo su personal (Caimito, Aguas Buenas, Rincón) y hay nueve cuarteles y divisiones cerradas.

A su vez, se cerró la base que comparten el Negociado de Bomberos y Emergencias Médicas en San Sebastián, después de que un paramédico resultara positivo por Covid-19.

Se enviaron 9 paramédicos y 14 bomberos a sus hogares para aislamiento preventivo.

Se le realizará la prueba a todo el personal y se desinfectará el edificio y vehículos.

En coordinación con el municipio de San Sebastián, se situará una estación de bomberos temporal en el coliseo Luis Aymat y los turnos serán cubiertos con nueve bomberos de las brigadas forestales del Área Norte, así como las estaciones de Aguadilla y Moca.

Los casos de Emergencias Médicas serán atendidos por las bases del negociado en los municipios de Moca, Las Marías y Lares.

Además, las compañías de ambulancias privadas se mantienen operando.

Por otro lado, la Oficina Municipal para el Manejo de Emergencias (OMME) de Barceloneta fue cerrada este martes debido a un caso sospechoso de Covid 19 entre uno de los empleados, según informó la alcaldesa del municipio, Wanda Soler, en un comunicado.

Este empleado, explicó, tiene un segundo trabajo como paramédico, en una compañía privada fuera de Barceloneta y fue durante el traslado de un caso que tuvo contacto con un persona que dió positivo a coronavirus.