EFEUSASan Juan

La Comisión cameral de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico realizó una vista ocular en el área de Ocean Park en San Juan para indagar con agencias estatales, federales y municipales sobre acciones para atender la situación de la perdida de terreno al mar en la zona, a causa de la erosión, y dio cinco días laborables emitir una certificación de emergencia.

Con la certificación se podrán tomar medidas.

El presidente de la Comisión, Joel Franqui Atiles, junto al representante de la zona, Eddie Charbonier y el representante José Pérez, urgieron al Cuerpo de Ingenieros y al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) en la vista, que se tomen medidas y se ejecute un plan de mitigación de erosión en el área, ante el peligro para la población, los daños a estructuras y a los ecosistemas.

Según trascendió en la vista, en el reglamento 4860 del DRNA establece que para aprobar soluciones temporales para las estructuras afectadas por la erosión costera, se necesita una certificación de emergencia emitida por un ente público.

"Pues ya le enviamos comunicación, tanto al comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias, como al Municipio de San Juan, requiriendo se emita la certificación, en un plazo de cinco días laborables, que viabilice soluciones inmediatas para detener el impacto del mar sobre las estructuras", dijo Franqui Atiles.

"Esto es una emergencia. Los residentes de esta zona claman por acciones apremiantes. Hay que tomar medidas a corto plazo, no podemos esperar tres años más a que se concluya con nuevos estudios sobre la erosión costera para hacer algo. Llevamos años escuchando sobre lo que podría pasar, y ya está pasando aquí, y en otros municipios costeros de la isla. Es imperativo que las agencias pertinentes, estatales y federales, ejecuten medidas ante el riesgo que representa la situación para los residentes, comerciantes y turistas", añadió el legislador.

En la vista ocular también participaron los representantes Denis Márques, Aníbal Díaz Collazo.

También participaron funcionarios estatales, federales y municipales, residentes y comerciantes del sector.