EFE NewsNueva York

Los blancos estadounidenses están siendo vacunados contra la covid-19 a tasas más altas que las comunidades afroamericana y latina, una disparidad que defensores de la salud han criticado ante el Gobierno federal, de acuerdo con los resultados de un análisis realizado en 14 estados por la cadena CNN.

De acuerdo con esos resultados, en promedio, más del 4 % de la población blanca ha recibido la vacuna, porcentaje alrededor de 2,3 veces más alto que la población afroamericana (1,9 % de cobertura) y 2,6 veces más alto que entre los latinos (1,8 %), señala la cadena.

En estas comunidades se registra una tasa de muertes tres veces más alta que entre los blancos y cuatro veces más alta de hospitalizaciones debido al coronavirus, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) citados por CNN.

La cadena indica que una "bandera de advertencia" sobre la disparidad racial en muchos estados es que el número de gente blanca que esta siendo vacunada excede los fallecimientos por covid-19 para su grupo racial, contrario a las comunidades afroamericana y latina, que registran más muertes, de acuerdo con datos de la Fundación de la Familia Kaiser.

Cita como ejemplo el caso de Pensilvania, donde los afroamericanos son el 13 % de las muertes por covid-19 pero sólo el 3 % de los vacunados.

Expertos en salud y activistas aseguran que el Gobierno federal -que tiene el control de la distribución de vacunas- puede aliviar esta disparidad fortaleciendo sus alianzas con líderes e iglesias en las comunidades afroamericana y latina, y no dejar a nadie en estos grupos fuera de los esfuerzos de inocular a toda la población.

Los hallazgos de CNN coinciden con la lucha en muchos estados para cumplir con la inoculación de su población debido a que han escaseado las dosis, lo que ha causado retraso en el proceso.

El doctor Georges Benjamin, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Salud Pública, indicó a CNN que un una de las vías para que todos adquieran sus dosis es que, en el caso de los hospitales, se vacune a toda su fuerza trabajadora, incluyendo a los encargados de limpieza y de alimentos.

Recordó que afroamericanos, latinos y asiáticos componen el 41 % de los trabajadores de la salud, mientras 59 % son blancos. Un 52 % de los empleados en los centros de salud a largo alzo son trabajadores de color.

El galeno opinó que las vacunas deberían ser administradas fuera de las horas regulares de trabajo y que las comunidades deberían considerar un pan para llevar a centros de inoculación a familias que no tengan un medio de transporte.

Otro estudio señala que las comunidades afroamericana y latina no confían en el acceso a vacunas, terapias y diagnósticos para la covid-19.

De acuerdo con "Covid-19: Aumentan disparidades raciales en el cuidado de salud en EE.UU." del laboratorio clínico Quest Diagnostics, afroamericanos y latinos son cerca de dos veces más propensos que los blancos a decir que el acceso a vacunas es peor para ellos que para otros grupos raciales.

Los resultados indican que una gran proporción de afroamericanos y latinos no ha tenido el mismo acceso a las pruebas de las vacunas -15 % afroamericanos, 17 % latinos, 8 % blancos, disparidad que también se muestra en el tratamiento, con 22 % y 19 % para afroamericanos e hispanos y 10 % para blancos.