EFE NewsLos Ángeles

El estado de California otorgará la liberación anticipada próximamente a 3.500 presos como medida para frenar el contagio del coronavirus en el sistema penitenciario, a medida de que los casos aumentan en las cárceles locales.

Así lo reflejan documentos presentados por abogados estatales este martes, en los que se argumenta que estas medidas "de protección y sin precedentes" se tomaron para tratar de frenar la propagación del virus y proteger a los reclusos y los trabajadores de las cárceles.

En todo caso, los presos que serán liberados ahora son aquellos que iban a ser excarcelados dentro de los siguientes dos meses.

Hasta ahora se han registrado casos de COVID-19 en 10 cárceles de California, con 22 empleados y cuatro reclusos afectados por el nuevo coronavirus.

Los funcionarios estatales anunciaron hace dos semanas la cancelación de todas las visitas a las prisiones estatales para evitar la propagación de la enfermedad a su población de presos y empleados penitenciarios.

La prohibición de las visitas fue seguida por la suspensión de los programas de rehabilitación, el aplazamiento de las audiencias de libertad condicional hasta el 30 de marzo y la suspensión de todas las transferencias fuera del estado durante 30 días.

Además, algunas cárceles de condado optaron por liberar a presos con faltas menores para que disminuyeran las poblaciones en sus instalaciones.