EFE NewsLos Ángeles

Productos hechos con piel sintética a base de nopal es la apuesta con la que el empresario mexicano Jesús Chávez intenta, desde California, crear entre los consumidores hispanos consciencia sobre la moda sustentable, y la necesidad de acelerar el proceso de transición a una economía sustentable.

“No sólo es un negocio, es llevar un mensaje de la responsabilidad que tenemos para detener el cambio climático”, zanjo Chávez en una entrevista con Efe desde su compañía en Gilroy, al norte de California.

Con esto en mente, el inmigrante lanzó apenas unas semanas CACTO, una marca de accesorios hechos de piel de nopal y productos 100 % mexicanos, destaca el empresario, que se aventuró en este negocio en plena emergencia del coronavirus.

“Esta pandemia es un ejemplo de la fragilidad de la vida humana, y de que la lucha contra el cambio climático no puede esperar”, insiste el empresario.

Chávez cuenta que desde 2015 se involucró en la lucha por el medioambiente al asistir a una conferencia de la Organización de Naciones Unidas (ONU), y entendió la necesidad de comenzar a cambiar la mentalidad de los consumidores de moda.

En este sentido, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU ha calculado que la industria de la moda produce el 10 % de las emisiones globales de dióxido de carbono cada año, y se estima que utiliza alrededor de 1.500 millones de litros de agua al año.

Esta industria también ha aumentado la preocupación por la contaminación de desechos químicos y los microplásticos que van a parar los océanos, advierte IPCC.

“Necesitamos comenzar a utilizar productos renovables y que sean biodegradables rápidamente”, insiste Chávez.

Para esto el empresario echo mano de un innovador producto creado por los mexicanos Adrián López y Marte Cázares, una piel sintética de nopal.

El empresario destaca que por ser una planta abundante en México, el uso del nopal no supone ningún riesgo a la especie. Además el proceso de la planta es regenerativo porque solo se usan las hojas maduras y la planta sigue creciendo.

El cultivo de el nopal requiere muy poca agua para prosperar, lo que minimiza el consumo de recursos naturales, destaca Chávez.

“Además es un material duradero, los estudios realizados calculan que puede durar 10 años, es fácil de limpiar”, describe Chávez las carteras y bolsos de su nueva propuesta, que ya se comercializan en Estados Unidos.

“En California estamos liderando la lucha por el cambio climático, es hora que lo volvamos una moda. Avanzamos a un futuro en donde la innovación en materiales será sinónimo de lujo y la utilización de piel animal será su antítesis”, concluyó el empresario.