EFEMiami

Menos de un año después del derrumbe de un edificio playero en el condado Miami-Dade y de la muerte de 98 de sus ocupantes se cerró un acuerdo para poner fin a una demanda de los los familiares de las víctimas, que recibirán mas de 1.000 millones de dólares.

El acuerdo que evitará un juicio que podría durar años debe pasar todavía por la "formalidad" de ser aprobado por el juez Michael Hanzman y se espera que el dinero pueda empezar a repartirse en septiembre, según dicen este sábado medios locales.

Esos medios señalan que el acuerdo no implica que las partes demandadas admitan su culpabilidad en el derrumbe del edificio Champlain Towers South, cuyas causas aún estaban bajo investigación.

Securitas, la compañía aseguradora del edificio de 12 plantas y construido en 1981, contribuirá con 517,5 millones de dólares a la suma total de 1.020 millones de dólares, según el acuerdo cerrado este viernes.

Un ala de Champain Towers South, situado en la ciudad costera de Surfside, vecina a Miami Beach, se desplomó por causas aún no determinadas oficialmente la madrugada del 24 de junio de 2021.

El resto del edificio tuvo que ser demolido mediante una explosión controlada el 4 de julio para facilitar las tareas de búsqueda de víctimas entre los escombros.

Distintas empresas implicadas en la construcción del edificio vecino a Champlain Towers South, llamado Eighty Seven Park, que se cree que puede haber contribuido al desastre, pondrán unos 400 millones a través de sus aseguradoras.

También harán aportaciones el ayuntamiento de Surfside, un despacho de abogados que asesoró a la asociación de propietarios, la empresa de ingeniería contratada para hacer las obras requeridas para obtener la renovación del certificado de habitabilidad Champlain Towers South y otras firmas demandadas.

La venta del solar donde se erigía Champlain Towers South, por el que hay una oferta de 120 millones de dólares de un inversor de Dubai, engrosará también el fondo.

Los beneficiarios serán las familias de personas fallecidas o heridas en el derrumbe. Aquellos que solo perdieron su propiedad se repartirán 96 millones de dólares.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, firmó precisamente este viernes una nueva ley que hace obligatorio el proceso de recertificación de los edificios en todo el estado de Florida -solo Miami-Dade y su vecino Broward lo tenían hasta ahora- a los 30 años de construidos.

Hasta ahora en Miami y Broward se exigía esta revisión de las estructuras y el sistema eléctrico a los 40 años de construido un edificio y Champlain Towers estaba en ese proceso cuando se derrumbó.

Tres años antes del colapso, un informe hecho por una firma de ingenieros alertó de serios problemas de estructura en la edificación que merecían atención urgente.