EFEUSAMiami

Los abogados defensores de Nikolas Cruz, el autor confeso de la matanza de 17 personas en un secundaria de Florida, solicitaron este lunes que se aplace el inicio del juicio previsto para el próximo mes, informan este lunes medios locales.

La defensa pidió a la jueza Elizabeth Scherer, a través de una moción ingresada hoy, que el comienzo del juicio previsto para el 27 de enero sea postergado, dada la "enormidad del caso" y de que requieren más tiempo para preparar el caso.

Resaltan que el inicio del juicio ocurrirá a menos de dos años de ocurrida la matanza en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en la ciudad floridana de Parkland, y en la que Cruz ingresó con un fusil semiautomático y acabó con la vida de 14 alumnos y tres docentes.

"Este período de tiempo de preparación es significativamente más corto que incluso el 'típico caso de delito capital'", señaló en el escrito el abogado de oficio Howard Finkelstein, quien agregó que el plazo incluso es menor que "el período de tiempo permitido para la preparación" de casos de delito no capital en la división de ese tribunal.

La moción agrega que de empezar el juicio en enero el plazo sería incluso menor que el promedio en los tribunales de Broward para este tipo de procesos en las últimas dos décadas.

Alude además a "factores inquietantes" que rodean el caso, como son la reelección de la magistrada en 2020 y el término del periodo de funciones del fiscal del Condado de Broward Michael Satz.

La moción de este lunes es ingresada luego de que el pasado mes la defensa solicitara que la jueza Scherer sea separada del caso, un pedido que fue desestimado por el circuito judicial de Broward.

Cruz afronta 17 cargos de asesinato en primer grado, que le pueden suponer la pena de muerte en caso de que sea declarado culpable por la matanza que desató el 14 de febrero de 2018.

El joven, exestudiante de esta escuela ubicada en el sureste de Florida y que fue detenido el mismo día del hecho, es acusado además de otros 17 cargos de intento de asesinato por las 17 personas que resultaron heridas cuando entró armado con un fusil AR-15 a la secundaria de la que había sido expulsado.

Sus abogados han ofrecido que se declare culpable para evitar la pena de muerte, una propuesta rechazada por el fiscal Satz.

La matanza en esta secundaria impulsó a nivel nacional el movimiento March for Our Lives, que aboga por un mayor control en la venta de armas de fuego.