EFE NewsLos Ángeles

California falló en su obligación de satisfacer las necesidades básicas de los alumnos latinos y afroamericanos durante la pandemia de covid-19, alega una demanda presentada esta semana por siete familias de estudiantes del sistema público.

Según la querella legal -la primera contra un estado del país- California violó los derechos constitucionales a la igualdad de la educación de estos alumnos al no proporcionar los recursos necesarios para participar en las clases virtuales tras los cambios realizados a causa de la covid-19.

“El cambio en la impartición de la educación dejó a muchos estudiantes que ya estaban desatendidos sin la capacidad funcional para poder asistir a la escuela”, señala la demanda, a la que Efe tuvo acceso este martes.

Entre los demandantes figuran los padres de Bella R., un estudiante latina del Distrito Escolar Educativo de Los Ángeles (LASD), que por no tener una buena conexión de internet en su hogar no ha podido recibir la instrucción regular desde marzo.

“La educación que se les ha ofrecido a los niños a raíz de la pandemia no cumple los estándares establecidos por la constitución de California”, argumentó en declaración a Efe Jesselyn Friley, abogada de Public Counsel, organización no lucrativa que representa a la estudiante angelina.

Según la demanda presentada el lunes ante la Corte Suprema del Condado de Alameda en el noroeste de California, a Bella R. no se le ofreció ningún tipo de apoyo individualizado durante los meses iniciales de la pandemia, lo que le representó un atraso académico al iniciar el curso 2020-21.

El Departamento de Educación de California -ante una solicitud de comentario de Efe- respondió que no ha revisado la demanda y por tanto no puede pronunciarse al respecto.

A mediados de marzo, a raíz de la declaración de emergencia por el coronavirus, los estudiantes de las escuelas públicas de California recibieron la orden de permanecer en sus hogares y comenzó un proceso para impartir la instrucción a distancia.

La demanda alega que aquellos estudiantes de menores ingresos -la mayoría latinos y afroamericanos- no contaban en ese momento con recursos tecnológicos suficientes como internet de alta velocidad o computadores disponibles en sus casas para asistir a las clases en línea.

Para el año académico 2019-20 los estudiante latinos de California sumaban más de 3,3 millones, representando el 54,9 % del total de alumnos en las escuelas públicas, según datos del Departamento de Educación estatal.