EFEWashington

El Gobierno del presidente Joe Biden anunció este lunes un plan de 500 millones de dólares en donaciones para mejorar la eficiencia del uso de energía y la calidad del ambiente tanto en las aulas como en los autobuses de las escuelas públicas de todo el país.

La iniciativa enfatiza mejoras de eficiencia en los sistemas de calefacción y aire acondicionado, iluminación y aislamiento para proteger la salud de los alumnos, según explicaron funcionarios de la Casa Blanca y el Departamento de Energía en una videoconferencia.

"Este plan moviliza a todo el Gobierno federal para usar las inversiones de la Ley Bipartidista de Infraestructura y el Plan de Recuperación a fin de promover soluciones que incluyan la modernización de la eficiencia energética, autobuses escolares eléctricos, y diseños resilientes", dijo uno de los funcionarios.

La vicepresidenta Kamala Harris presentó el plan esta tarde en la Escuela Primaria Thomas en la capital de Estados Unidos, y dijo que estas subvenciones "también ahorrarán dinero a las escuelas", y que estos ahorros pueden reinvertirse para contratar más maestros, hacer reparaciones necesarias o invertir en nueva tecnología para apoyar el aprendizaje.

"Todas las escuelas públicas del país son elegibles para solicitar estas subvenciones, y las animo a que lo hagan", ahondó.

Harris prometió que "continuaremos luchando para garantizar que tengan todas las oportunidades no sólo para tener éxito, sino también para prosperar".

Ocho distritos escolares recibirán donaciones en la primera ronda para mejorar sus tecnologías. Esos distritos incluyen Adams 12 Five Star y Boulder Valley, en Colorado; Charleston (Carolina del Sur), Columbia (Misuri), Davis (Utah), Greenville (Carolina del Sur) Mariposa (California) y la Junta de Educación en Newark (Nueva Jersey).

Las escuelas públicas primarias y secundarias de Estados Unidos gastan cada año unos 8.000 millones de dólares en facturas por la energía, el segundo gasto más grande del sistema educativo después de los sueldos de los maestros.

"Las mejorías que ya están disponibles pueden proveer ahorros del 10 % al 30 % en el gasto de energía, y ello contribuiría a crear oportunidades para empleos bien pagados para electricistas, carpinteros, pintores, trabajadores metalúrgicos, plomeros y más", señaló una funcionaria.

Los funcionarios señalaron que los estudiantes necesitan ambientes escolares saludables, pero muchas escuelas en EE.UU. siguen usando sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado que disminuyen el confort en las aulas y pueden presentar riesgos para la salud de alumnos y docentes.

Asimismo los autobuses que consumen combustible diésel presentan riesgos adicionales para la salud tanto para los escolares que en ellos viajan como para los vecindarios de paso y las áreas en torno a los estacionamientos donde en invierno los vehículos mantienen los motores encendidos.