EFE NewsWashington/Nueva York

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) decidió liberar para su uso dos tandas de vacunas de Johnson & Johnson fabricadas en la problemática planta de Emergent Biosolutions de Baltimore, aunque ordenó que se tiren muchas más, por no reunir las condiciones para ser aplicadas.

La FDA hizo este viernes ese anuncio en un comunicado en el que no da cifras, aunque medios estadounidenses sí las aportan: según The New York Times, son 60 millones las dosis que hay que desechar, frente a 10 millones que se salvan y que están autorizadas para su uso.