EFE NewsMiami

Grupos del exilio cubano convocaron a una misa este viernes en solidaridad con los integrantes del disidente Movimiento San Isidro desalojados por la fuerza este jueves de una casa en La Habana donde protestaban y hacían huelga de hambre.

La ceremonia religiosa, que oficiará el padre José J. Espino, está prevista a las 9.30 pm ET en la Iglesia San Lázaro de Hialeah, ciudad aledaña a Miami y en la que la inmensa mayoría de sus habitantes son de origen cubano.

Orlando Gutiérrez, directivo de la Asamblea de la Resistencia Cubana, una coalición de grupos opositores de dentro y fuera de la isla, dijo a Efe que invitan a sumarse a esta muestra de solidaridad y protesta por lo ocurrido a todo el exilio cubano y otras comunidades latinoamericanas.

En su opinión, el Gobierno cubano vive un "momento de crisis" en la isla y, como suele hacerlo habitualmente, reacciona con "represión".

Agentes de seguridad cubanos desalojaron este jueves por la fuerza al grupo de 14 disidentes, 5 de ellos en huelga de hambre, que se atrincheraban en una casa en La Habana.

El grupo del exilio en Miami indicó que los agentes irrumpieron en el local y los huelguistas y personas que los acompañaban fueron desalojados y llevados de allí para "luego ser liberados en la madrugada, con la información de los celulares borrada y sin permitirles regresar a la sede del movimiento".

Gutiérrez destacó que lo ocurrido con el Movimiento San Isidro, una de las principales organizaciones opositoras creada por disidentes del ámbito del arte y la cultura, ha generado una "preocupación tremenda" en el Gobierno, dadas las muestras de solidaridad con este grupo mostradas tanto en la isla como en el ámbito internacional.

Apuntó que la actitud de estos jóvenes que se encararon con el régimen puede ser una "fuente de inspiración" para el pueblo cubano, de los que son "hijos".

Gutiérrez destacó que estos "idealistas" se pusieron con sus acciones en "primera línea" en las protestas contra el Gobierno y lograron que "intelectuales y personas cercanas" al régimen "se viraran" en su contra.

Los desalojados protestaban por la reciente condena de ocho meses de cárcel por "desacato" al rapero aficionado y disidente Denis Solís al considerar ilícito el proceso judicial, aunque también piden el cierre de las polémicas tiendas cubanas de productos básicos de pago exclusivo en dólares.

La Asamblea de la Resistencia Cubana promueve estos días una carta, a la que se han sumado activistas europeos y latinoamericanos, en la que instan a organismos internacionales que velan por el respeto de los derechos humanos a "visibilizar las circunstancias" que giran alrededor de la protesta del Movimiento San Isidro.

"La integridad física y mental de los participantes en la huelga de hambre es responsabilidad de las autoridades y su menoscabo debe ser condenado por los entes pertinentes a nivel global", alerta la carta sobre el bienestar de unos protestantes que solo "reclaman sus más mínimos derechos civiles".