EF NewsMiami

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, rebatió este martes a la Casa Blanca al señalar que han aplicado más de 1,2 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus, más del 50 % de las que disponen, en momentos en que el estado sobrepasó las 26.000 muertes.

En una rueda de prensa, DeSantis señaló que hasta la fecha han administrado 1,25 millones de dosis de vacunas y que la cifra incluso podría ser mayor dado que hay un retraso en el volcado de cifras oficiales que hacen las autoridades.

La cifra supone más del 50 % de las 1,7 millones de dosis que Florida, según el gobernador, ha recibido desde diciembre de la Administración federa.

De esta manera, DeSantis, quien llegó a la gobernación en 2019 con el apoyo del entonces presidente Donald Trump, respondió a la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, quien el lunes señaló que este estado sólo ha usado la mitad de las vacunas suministradas.

El gobernador agregó que las autoridades sanitarias estatales están guardando un número de lo entregado por el Gobierno para aplicar a personas mayores de 65 años la segunda dosis que requieren las vacunas de Pfizer y Moderna para que sean plenamente efectivas.

"Aquí (en la Casa Blanca) los datos son primero, aquí los hechos son primero. Sólo han distribuido alrededor del 50 % de las vacunas que les han administrado en Florida", aseguró Psaki enuna rueda de prensa este lunes.

El gobernador calificó hoy esas aseveraciones de poco sinceras y destacó que Florida es el que más dosis per capita aplica entre todos los estados más poblados del país, y el que más adultos mayores de 65 años ha inmunizado con la vacuna, en concreto más de un millón.

"No vamos a desviar las segundas dosis de las personas mayores. Si la implicación es que deberíamos dar esas dosis a otras personas, esa no es la forma en que la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) lo ha recetado", declaró.

Agregó que el estado ha estado recibiendo del Gobierno federal unas 266.000 dosis cada semana, no obstante tiene la capacidad de administrar más de ese número y así satisfacer la demanda.

"Si se nos da la primera dosis adicional, estamos listos para duplicar nuestra producción. Las posibilidades son ilimitadas aquí en Florida", pero depende del suministro adicional del Gobierno federal, señaló DeSantis, quien tiene intenciones de competir por la reelección e incluso su comité de campaña ya ha iniciado la recogida de fondos para ello.

Desde que el nuevo presidente, el demócrata Joe Biden, presentó su plan anti-covid, que contempla que las autoridades federales se encarguen de la administración de las vacunas a la población en todo el país, el gobernador DeSantis ha dicho que es innecesario en Florida.

Florida sumó este martes 9.594 casos de covid-19 y 231 muertes por la enfermedad, en momentos en que encabeza la lista a nivel nacional de los estados con más incidencia de la variante descubierta en Reino Unido al registrar 92 de esta cepa.

Florida, que desde marzo acumula un total de 1.667.763 casos y 26.080 muertes, ha visto duplicar desde la semana pasada el número de casos confirmados de la variante B.1.1.7, de expansión más rápida y posiblemente más mortal, de acuerdo a los gubernamentales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Por detrás de Florida, se ubican California, con 90 casos, y Nueva York, con 22, según los datos de la agencia federal difundidos este martes.

En momentos en que este estado, como muchos otros, lidia con el suministro de vacunas, DeSantis dio a conocer que han ampliado su alianza con la red de supermercados Publix, y ahora en 260 de estos establecimientos distribuidos en 20 condados se podrán aplicar las dosis.

Un total de 157.972 personas en este estado han completado hasta este martes la serie de dos dosis de la vacuna.