EFEUSAWashington

El grupo Human Rights Watch advirtió hoy contra posibles represalias a oficiales colombianos por haber proporcionado información al diario estadounidense The New York Times para elaborar un artículo sobre ejecuciones extrajudiciales.

En su cuenta de Twitter, el director ejecutivo de la división para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, señaló que "sería muy grave que hubiera retaliaciones contra oficiales que se animaron a contar la verdad".

Y dirigiéndose al ministro de Defensa de Colombia, Guillermo Botero, le preguntó :"¿Es cierto que en este momento están interrogando a 15 oficiales en la sede de la segunda división del ejército para saber quién le dio la información al @nytimes?"

Vivanco retuiteó un mensaje del periodista Gustavo Gómez Córdoba en el que este afirmaba que "cumplen diligencias muchos uniformados en la Segunda División del Ejército. Los citan con diversos pretextos, pero las 'charlas' terminan en que se les piden datos sobre quién habría entregado información al New York Times".

La Cancillería de Colombia y el Ministerio de Defensa remitieron este martes una carta al editor de The New York Times en la que pusieron en duda "la veracidad" de las versiones citadas en el artículo de ese diario sobre ejecuciones extrajudiciales, conocidas como "falsos positivos".

"Para llegar a la conclusión que titula el artículo, el autor se refiere a supuestas entrevistas con oficiales no identificados y a documentación oficial citada parcialmente y sacada de su contexto. Como no se han detallado las circunstancias en que esas entrevistas tuvieron lugar, nada se sabe sobre las motivaciones o, incluso, la veracidad de esas versiones", dijeron las autoridades en la misiva.

En el artículo del periodista Nicholas Casey y publicado el pasado sábado, el diario estadounidense señaló, tras revisar órdenes escritas y entrevistar a altos oficiales, que el Gobierno está ejecutando "otra encarnación" de los "falsos positivos", crímenes cometidos por militares que presentaban a civiles como guerrilleros abatidos en combate para lograr premios y permisos de sus superiores.

"Seamos claros: indicadores de esa naturaleza son absolutamente inaceptables para el Gobierno de Colombia. Entre otras cosas, implican conductas que, de ocurrir, deberán ser perseguidas y castigadas en su totalidad por el sistema judicial", prosigue la carta del Ejecutivo de Colombia.

Según The New York Times, en la institución existe una orden para que los militares "no exijan perfección" al matar, ni siquiera en los casos en los que dudan sobre el objetivo del ataque, lo cual, afirmaron algunos militares, implica desproteger a inocentes y ya ha ocasionado muertes sospechosas o innecesarias.

En la carta, las autoridades colombianas recordaron que la doctrina actual del Ejército no acepta resultados militares "que no cumplan con los estándares de legalidad y respeto por las normas sobre la protección de los derechos humanos y los principios de la ley humanitaria internacional".

En la misiva también afirmaron que la justicia investigó y castigó "conductas censurables" por parte de miembros de la fuerza pública.