EFE NewsWashington

El huracán "Isaías", que tocó tierra en la noche del lunes en Carolina del Norte, continúa hoy degradado a tormenta tropical su marcha hacia el norte sobre la costa Este del país, dejando a su paso al menos un muerto, varios heridos, incendios, inundaciones, apagones y tornados.

La tormenta, con vientos de 70 millas por hora cuando tocó tierra cerca de Ocean Isle Beach en Carolina del Norte, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC), generó un tornado devastador que asoló un parque de casas móviles en el Condado Bertie, en el que una persona murió y varias seguían perdidas esta mañana, informó la policía local.

También provocó varios incendios en Ocean Isle Beach y la alcaldesa, Debbie Smitt, dijo que las aguas de la marejada habían alcanzado unos 90 centímetros de altura.

El jefe de policía del Condado Bertie, John Holley, dijo a la televisión local que los equipos de socorro, con ayuda de bomberos y perros, seguían buscando tres o cuatro personas después de que el tornado causase destrucción a las afueras de la localidad de Windsor.

"Isaías", cuya intensidad ha oscilado entre la de tormenta tropical y un huracán de Categoría 1, levantó una marejada que inundó Myrtle Beach, y los meteorólogos indicaron que causará lluvias torrenciales, fuertes vientos y tornados desde las regiones costeras de Virginia a las de Maine.

Éste es el segundo huracán de la temporada en la cuenca atlántica, que se extiende del 1 de junio al 30 de noviembre. Ya en mayo la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA), en su pronóstico habitual había indicado de que la temporada de este año iba a ser particularmente intensa, con un total de 13 a 19 huracanes nombrados.

Entre estos huracanes, de tres a seis podrían ser "mayores", es decir con categorías 3, 4, y 5, y vientos de más de 170 kilómetros por hora.

Antes de Isaías este año se han formado las tormentas tropicales Arthur, Bertha, Cristóbal, Dolly, Edouard, Fay, Gonzalo y Hanna, esta última el primer huracán de la presente temporada en el Atlántico, que tocó tierra en Texas el sábado 25 de julio.

El boletín más reciente de NHC, emitido a las 13:00 horas (ET), ubicó el ojo del ciclón a unas 80 millas al oeste suroeste de la ciudad de Nueva York. Isaías se mueve con vientos sostenidos de 70 millas por hora y un rápido desplazamiento en dirección norte nordeste a 40 millas por hora.

"Existe el peligro de una marejada e inundaciones potencialmente letales a lo largo de la región costera y vías acuáticas adyacentes en Carolina del Norte", advirtió la agencia. "Los residentes en estas áreas deberían atenderse a los avisos dados por las autoridades locales.

Los meteorólogos esperan que los vientos con fuerza de tormenta tropical a huracán afecten porciones de la Bahía de Chesapeake esta tarde, derribando árboles y postes de la red eléctrica, con condiciones de tormenta tropical durante la noche en su curso hasta Nueva Inglaterra.

Se esperan lluvias de 75 a 140 milímetros en la región de la Costa Atlántica al este de la Ruta interestatal 95, y se ha emitido advertencias de posibles tornados en gran parte de la Península Delmarva, el sur de Nueva Jersey, el este de Maryland y el este de Virginia.

Más de medio millón de hogares y negocios quedaron sin suministro eléctrico en Carolina del Norte y Virginia, según PowerOutage.US, una agencia que compila datos sobre los servicios públicos.

Un apagón que ocurrió fuera del sitio hizo que los operadores de una planta de energía nuclear, ubicada en la senda del huracán en el Condado Brunswick, Carolina del Norte, declararan un "acontecimiento inusitado" en una de sus unidades el lunes de noche.

"No hubo impacto para la salud y la seguridad del público o del personal de la planta", indicó una fuente en declaraciones a CBS News. "El significado del acontecimiento fue mínimo. Todos los sistemas relacionados con la seguridad operaron tal como están diseñados".

Durante la madrugada la oficina del Servicio Meteorológico Nacional en Wakefield (Virginia), envió un mensaje Twitter indicando la formación de un "tornado grande y extremadamente peligroso" que avanzaba hacia la ciudad de Suffolk.

La alcaldía de Suffolk abrió un albergue de emergencia en la escuela secundaria King's Fork cuando las autoridades verificaron los daños registrados en numerosas viviendas lo cual obligó al alojamiento de decenas de personas.

Decenas de viviendas y negocios resultaron con daños Hampton, Virginia, y en la ciudad de Virginia Beach las inundaciones interrumpieron el tránsito en las avenidas Sandbridge y Pungo Ferry, según un portavoz de Obras Publicas.