EFE NewsNueva York

Una inmigrante latina ha invitado en un vídeo al gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, a comer frijoles en su casa, el único alimento que puede servirle debido a la pobreza en que vive debido al impacto de la pandemia del coronavirus, y le pidió ayuda.

El vídeo, colgado en la página de Twitter de la Red Organizadora del Día Nacional de los Trabajadores (NDLON, en inglés), la inmigrante, el grupo más impactado económicamente por la pandemia, le invita a que comparta con ella la mesa.

"Le invito a que se siente en mi mesa, en mi casa. Le invito humildemente para que usted vea. Yo le puedo cocinar un plato triste y bueno, unos frijolitos", dice la mujer, que lleva un delantal, mientras levanta la tapa de una olla para mostrar ese alimento.

"Le invito a que venga y juzgue por usted mismo el nivel de pobreza con esta epidemia que estamos pasando", indicó además la mujer, que usa un tapabocas y se mueve de un lado a otro en un pequeño apartamento.

La inmigrante abre el refrigerador, que prácticamente está vacío, para mostrar que apenas hay que comer: una poca de leche, huevos y muy pocas verdura, a la vez que hace un llamado de ayuda a Cuomo.

"Necesitamos su ayuda. Esta pandemia es para todos, no nada más para los ricos", afirmó mientras voltea hacia su mesa de comer en su humilde hogar y reitera la invitación al gobernador para brindarle "lo que pueda".

Los inmigrantes son el sector más afectado por la pandemia, y muchos han perdido el empleo y otros han tenido que continuar trabajando, arriesgado sus vidas para poner comida en la mesa de su familia pero también en la de muchos otros hogares.

Debido a su estatus legal fueron excluidos del primer paquete de estímulo económico aprobado por el Congreso y no han sido tomado en consideración en el segundo paquete que aún discuten demócratas y republicanos.

California aprobó ayuda económica para inmigrantes indocumentados afectados por la pandemia, lo que le convirtió en el primer estado en tomar este paso, lo que no ha hecho Nueva York debido al estado financiero por el impacto del virus, aunque tiene otros programas de apoyo para esta comunidad.

La mujer, que no dice su nombre, se despide expresando su deseo de que Cuomo vea el vídeo y visite su hogar.