EFEUSAMiami

Jerry, que se convirtió este jueves en huracán, prosigue su fortalecimiento mientras avanza hacia las Antillas Menores con amenaza de fuertes lluvias, mientras que el ciclón de categoría 2 Humberto sigue debilitándose rumbo al Atlántico norte.

Según indicó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) en un boletín emitido a las 17.00 EST Jerry se ha intensificado en las últimas horas y presenta vientos máximos sostenidos de 90 millas por hora (150 km/h).

Este fenómeno mantiene un rápido avance hacia el oeste-noroeste, a 17 millas por hora (28 km/h), lo que le llevaría a pasar cerca de la costa noreste de Puerto Rico y las islas más septentrionales de las Antillas Menores entre el viernes y sábado.

Los vientos huracanados se extienden desde su núcleo hasta 25 millas (35 km) y los de tormenta tropical hasta 45 (75).

Se espera que Jerry produzca acumulaciones totales de lluvia de hasta 6 pulgadas (15 centímetros) en el norte de las Islas de Sotavento, las Islas Vírgenes y Puerto Rico, así como peligrosas marejadas.

El otro ciclón que siguen con atención los meteorólogos del NHC, con sede en Miami, es Humberto, que ha perdido ligeramente su potencia y ahora sus vientos máximos sostenidos son de 105 mph (165 km/h) tras pasar de largo por la costa occidental de las Bermudas.

Humberto se desplaza rumbo noreste a gran velocidad - 24 mph (39 km/h) - y se aleja del archipiélago atlántico, donde ya se retiró la alerta por condiciones de tormenta tropical, aunque siguen sintiendo los efectos de las fuertes olas y la subida del nivel del mar en su costa así como en partes de la costa del sureste de EEUU.

Los expertos pronostican que Humberto mantenga casi la misma trayectoria y siga debilitándose este jueves para convertirse en un "grande y poderoso ciclón extratropical" la noche de hoy.

Por último, la depresión tropical Imelda se ha convertido en una "ola abierta" a su paso por Texas, donde sigue dejando cuantiosas lluvias y se mantiene la amenaza de inundaciones y riadas.

Las precipitaciones que causa Imelda, que registra esta tarde vientos máximos sostenidos de 15 mph (30 km/h) mientras se adentra al norte de este estado, podrían dejar acumulaciones totales de agua de hasta 45 pulgadas de altura (1,1 metros) en algunas zonas de Texas, y de hasta 10 pulgadas (25 cm) en el vecino estado de Luisiana.

Imágenes de medios locales muestran severas inundaciones en el sureste de Texas, donde en localidades como Beaumont unas 200 personas han debido ser acomodadas en un albergue y sus autoridades han recibido unas 250 solicitudes de rescate de personas afectadas por las acumulaciones de agua.

El gobernador de Texas, Greg Abbott ha declarado el "estado de desastre" en 13 condados, mientras que el alcalde de Houston, Sylvester Turner, informó este jueves que no se han reportado muertes en la ciudad.