EFE NewsMiami

La Guardia Costera manifestó su apoyo a quienes están ejerciendo su "derecho fundamental a la libertad de reunión y expresión" en las calles de Cuba, al advertir a quienes se propongan navegar sin autorización desde Florida hacia la isla que no lo hagan.

"No se hagan a la mar", dijo en una declaración publicada este martes en varios medios el contraalmirante de la Guardia Costera Eric Jones.

El contraalmirante indicó que "la travesía es peligrosa e implacable" y recordó que al menos se han perdido veinte vidas en las últimas semanas como resultado del "peligroso" cruce del estrecho de la Florida, que separa Florida de Cuba.

El pasado sábado la Guardia Costera anunció en un comunicado la decisión de finalizar la búsqueda de nueve balseros cubanos desaparecidos en el naufragio de la embarcación en la que viajaban desde Cuba hacia EE.UU. junto a otras 13 personas, tras un operativo de más de 192 horas que no dio resultados.

En esta ocasión, el contraalmirante Jones, sin embargo, advirtió también en contra de los viajes en la otra dirección por parte de personas que quieren llevar ayuda o acercarse a Cuba en medio de las protestas populares que estallaron el domingo en ese país.

"La Guardia Costera junto a nuestros socios locales, estatales y federales está monitoreando cualquier actividad que pueda indicar incrementos en la corriente migratoria insegura e ilegal en los estrechos de Florida, incluyendo las partidas no permitidas de embarcaciones desde Florida a Cuba", dijo Jones.

El mensaje parece una advertencia en contra de posibles envíos de las llamadas "flotillas" a Cuba y también a un posible aumento de la salida de "balseros" desde la isla hacia EE.UU, por las penurias económicas, la covid-19 y la represión de las protestas.

El senador republicano por Florida Marco Rubio, de origen cubano, advirtió recientemente de la posibilidad de que se produzca una crisis similar a la del Mariel, como se conoce la salida masiva de cubanos hacia EE.UU. permitida por Fidel Castro en 1980.

A su juicio, el Gobierno cubano puede tratar de descomprimir la situación abriendo la puerta a un éxodo masivo y el presidente, Joe Biden, debería dejarle claro que si lo hiciera, sería considerado una "acción hostil" contra este país.

Desde el 1 de octubre la Guardia Costera ha interceptado a 536 cubanos que trataban de llegar a Estados Unidos, mientras en todo el año fiscal 2020 no llegaron a 50 y en el año fiscal 2019 fueron 313.

Este "éxodo silencioso" a través del Estrecho de Florida y en precarias embarcaciones que ha ido incrementándose durante este último año "no va a disminuir, sino todo lo contrario, va a crecer", aseguró a Efe Ramón Saúl Sánchez, el presidente del grupo del exilio Movimiento Democracia.