EFEUSAWashington

La ciudad de Baltimore (MD) ha alcanzado los 300 homicidios este año por quinta vez consecutiva y se encamina a completar uno de los años más violentos de su historia, según informó hoy la policía de esa ciudad situada unos 60 kilómetros al norte de Washington.

El detective Donny Moses dijo que la marca de 300 homicidios -que en 2018 se alcanzó recién el 20 de diciembre - ocurrió con las muertes a balazos de un hombre y una mujer en las últimas horas.

"Aquí estamos otra vez, desafortunadamente, en los 300 homicidios en Baltimore", dijo el presidente del Concejo Municipal y candidato a alcalde, Brandon Scott.

"Como ciudad, cargamos con este dolor y este trauma", añadió. "Es fácil que nos acostumbremos y perdamos la sensibilidad ante esto, pero debemos entender que éstas son vidas humanas, no son meros números".

Por su parte el alcalde Jack Young, hablando este miércoles sobre la violencia en la ciudad dijo que "esto no se debe a falta de liderazgo" por su parte.

"Yo no soy quien comete los asesinatos", agregó. "El jefe de policía no los comete. El concejo municipal no los comete", insistió.

El año pasado hubo 309 homicidios registrados en esa ciudad de 600.000 habitantes, después de los 342 homicidios de 2017.

Los datos policiales indican que las edades más comunes entre las víctimas de homicidio son entre 25 y 27 años y que aproximadamente el 42 % de esas víctimas estaban en sus veinte. Hasta hoy 267 de las víctimas de homicidio en Baltimore fueron hombres.

El diario The Baltimore Sun indicó que las áreas de Broadway East y Central Park Heights han experimentado los aumentos de homicidio interanuales mayores, con 12 y 11 muertes, respectivamente.

"La policía no ha divulgado la raza de cada víctima de homicidio", añadió el diario,que indicó que "en años anteriores, cuando los datos fueron más completos, la gran mayoría -más del 90 %- de las víctimas fueron personas negras".

La cifra de 300 homicidios es una especie de hito simbólico que se alcanzó en la década de 1990 cuando Baltimore tenía unos 100.000 residentes más y el promedio anual superó la cifra de 320 muertes.