EFE NewsChicago (IL)

Aunque se esperaba que este miércoles un buen número de maestros de las escuelas públicas de Chicago (CTS) retomase las clases presenciales, finalmente el regreso a la aulas deberá esperar todavía más después de casi diez meses de enseñanza de forma remota debido a la pandemia de la covid-19.

En una repentina rueda de prensa el martes por la tarde, alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot dio marcha atrás en su plan de reabrir paulatinamente todas las escuelas primarias tras semanas de protestas de estudiantes y miembros del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU, por su sigla en inglés).

Los maestros quieren recibir la vacuna de la covid-19 antes de regresar a la educación presencial, por lo que se frustró el deseo de CPS de que este miércoles miles de maestros regresasen a las aulas.

Lightfoot dijo que "el distrito no tiene más remedio" y pidió a los padres de alumnos del tercer distrito escolar más grande del país, después de Nueva York y Los Ángeles, que tenían previsto llevar a sus hijos a las aulas que los mantengan en casa de nuevo este miércoles.

MIEDO A LA COVID-19

Uno de los miles de maestros que quieren más seguridad y rechazaron regresar a las escuelas es Linda Perales, desde hace ocho años docente en la escuela primaria Corkery Elementary, ubicada el vecindario mayoritariamente latino de La Villita.

"El plan actual se basa en gran medida en que los estudiantes usen máscaras todo el día y practiquen un distanciamiento social constante", consideró Perales en declaraciones a Efe. "Es imposible distanciarse de los niños que necesitan ayuda con funciones básicas como la alimentación y el baño, y hay una falta de saneamiento".

La profesora decidió ejercer su "derecho de trabajar en un entorno laboral seguro" y no se presentó a su escuela.

CPS respondió considerándola "ausente sin autorización". Bloquearon su ordenador de la red de CPS para enseñar de forma remota, y dejaron de pagarla.

"Espero que CPS participe en una verdadera negociación con CTU para hacer un plan que sea seguro. Tener un plan que maximice la seguridad de los estudiantes, las familias y los maestros, ese sería el resultado ideal", dijo Perales.

MESES DE NEGOCIACIONES

Pero por ahora no han llegado a ese acuerdo, y minutos antes de la rueda de prensa de la alcaldesa, la máxima responsable de CPS, Janice Jackson, envió un correo electrónico a los padres de estudiantes del distrito informando de la decisión de retrasar el regreso a las aulas.

En los meses recientes, CPS y CTU han realizado más de 60 reuniones dedicadas al regreso seguro a las aulas.

En una votación el domingo, en la que 86 % de los miembros de CTU participaron, el 71 % de ellos votó a favor de continuar las clases en remoto.

El sindicato mantiene sus preocupaciones por la salud y bienestar de sus miembros y dicen que CPS ha fallado a la hora de aplicar por completo los protocolos de seguridad.

Por su parte, Lightfoot citó un reportaje reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en lo cual afirma que las escuelas no son los principales portadores del virus.

Además, según Jackson, el distrito ha gastado más de 100 millones de dólares en desinfectantes, material de protección, purificadores de aire y otras medidas de seguridad para proteger a los casi 40.000 docentes y personal de los centros y los más de 355.000 estudiantes del distrito, en su mayoría latinos y afroamericanos.

"Durante las últimas tres semanas, miles de estudiantes de CPS han estado aprendiendo de manera segura en persona, y la acción del sindicato evitará que estos estudiantes reciban el apoyo en el aula que sus padres necesitaban y eligieron", dijo Jackson en su correo electrónico a los padres de los estudiantes.

SIN VACUNA

Jackson se refiere a unos grupos de maestros de pre-kínder y de educación especial que ya regresaron a las aulas de CPS el 4 de enero.

Sus estudiantes llegaron una semana después, el 11 de enero, pero solo un 19 % de los estudiantes elegibles optaron por regresar.

Desde esas fechas, han surgido casos de coronavirus en más de 60 escuelas y las vacunas contra la covid-19 aún no están disponibles para la mayoría de los empleados de CPS.

Según las estimaciones más recientes del Departamento de Salud Público de Chicago, solo un 3,9 % de los residentes de la ciudad han recibido la primera dosis de la vacuna contra la covid-19.

No son solo los maestros que piden más medidas de seguridad de CPS y un grupo de estudiantes que se llama Students Strike Back organizaron una manifestación el domingo en frente de la casa de Jackson, donde pidieron "un regreso a las clases seguro".