EFEUSAWashington

La primera dama, Melania Trump, conversó hoy sobre la crisis de adicción a opiáceos en el país con su homóloga de Colombia, María Juliana Ruiz, y confió en espolear una "misión global" para combatir ese flagelo, y en particular su impacto en los menores.

Las primeras damas almorzaron juntas en la Sala Roja de la Casa Blanca mientras sus respectivos esposos -el presidente, Donald Trump, y el colombiano, Iván Duque- mantenían un almuerzo de trabajo en el Ala Oeste.

Ambas conversaron sobre "la crisis de opiáceos en Estados Unidos y el impacto devastador que tiene a escala global, especialmente en los niños y las mujeres jóvenes", explicó la Casa Blanca en un comunicado.

"Debemos seguir aumentando la atención (a este tema) para que los padres y las comunidades puedan entender por completo el daño que los opioides están causando a nuestros niños", dijo Melania en la nota.

"Mi conversación de hoy con la primera dama de Colombia alentó aún más una misión global para combatir la crisis a la adicción y los problemas que tienen los niños a nivel nacional y en todo el mundo", añadió la primera dama.

En un mensaje en su cuenta oficial de Twitter, Melania publicó varias fotografías de su encuentro con Ruiz y escribió: "Muchas gracias a la primera dama de Colombia por una visita productiva hoy en la Casa Blanca".

"La crisis de opiáceos es un asunto global sobre el que debemos seguir concienciando. Nuestros niños merecen un mundo más seguro y sano", añadió.

Según su oficina, Trump habló con Ruiz acerca del "trabajo que está haciendo a través de su iniciativa, 'Be Best', para concienciar sobre los efectos dañinos que puede tener el abuso de sustancias en la siguiente generación".

La primera dama presentó el año pasado su iniciativa "Be Best" ("Sé mejor"), que busca promover una vida más sana para los niños en el país, así como combatir el acoso en internet y el abuso de opioides.