EFEUSAMiami

Las autoridades municipales de West Palm Beach (Florida) están usando música infantil para evitar que las personas que viven en la calle pernocten en las inmediaciones de un pabellón con vista a un canal marítimo que se utiliza para eventos.

Por las noches dos éxitos musicales infantiles, "Baby Shark" y "Raining Tacos", suenan sin cesar en el Lake Pavillion, cuando no se celebran allí galas, bodas, fiestas u otros eventos, señala el diario digital local My Palm Beach Post.

El objetivo es que esas pegadizas y repetitivas canciones ahuyenten a todo aquel que busque un lugar para dormir en el patio del pabellón, un lugar elevado con una vista preciosa que aparentemente es un sitio muy apreciado también por los sin techo.

Según la persona que tomó la decisión, la directora de Recreación y Parques de West Palm Beach, Leah Rockwell, la música infantil está mostrando su eficacia, aunque la idea no es mantener las canciones sonando eternamente en el Lake Pavillion, sino usar esa herramienta hasta que se pueda cercar el parque y cerrarlo en horario nocturno.

Según el medio digital, en el Pabellón del Lago se han celebrado 164 eventos desde el 1 de junio de 2018 hasta el 30 de junio de 2019 y el municipio, que espera ganar con esas actividades 240.000 dólares en el año fiscal en curso, no quiere que le agüen la fiesta grupos de desamparados durmientes.

Rockwell dijo que no es conveniente que los asistentes a los eventos tengan que pasar entre los indigentes para llegar al pabellón ni que tampoco el personal que atiende las actividades tenga que verse en la misma situación cuando dejan el lugar.

"La gente está pagando un montón de dinero por usar el pabellón. Miles de dólares. Tenemos que asegurarnos de quienes pagan ese dinero dispongan de unas instalaciones que estén limpias y accesibles y que se puedan seguir usando en el futuro", agregó.

El diario dice que no es la primera vez que la música es usada como un arma y se remonta a la Biblia para demostrarlo. Tampoco es nueva la táctica en el condado de Palm Beach, donde está el club Mar-a-Lago del presidente Donald Trump.

Según My Palm Beach Post, hace tres años en la localidad de Lake Worth se uso música clásica día y noche para ahuyentar a traficantes de drogas, indigentes y vagabundos de una plaza y a todo el mundo, no solo a ellos, le gustó.

Hace quince años la policía de West Palm Beach usó el mismo tipo de música contra los traficantes de drogas hasta que alguien acabó con el sistema de sonido, agrega.