EFE NewsMiami

El Gobierno de Florida instruyó a la Junta Escolar de Miami-Dade a abrir las aulas para clases presenciales a partir del 5 de octubre, una orden que confirma que el gobernador Ron DeSantis tiene pisado a fondo el acelerador de la reapertura del estado.

El viernes el republicano DeSantis, que tiene al presidente Donald Trump como mentor, anunció la entrada de toda Florida en la Fase 3 de la reapertura y este fin de semana es el primero en que han abierto bares y clubes nocturnos desde la pandemia.

Richard Corcoran, Comisionado de Educación de la Florida, envió las instrucciones sobre la apertura de las aulas en una carta dirigida al superintendente de las escuelas de Miami-Dade, Alberto M. Carvalho, y a la presidenta de la Junta Escolar, Perla Tabares Hantman.

Para el martes se ha convocado una reunión de los responsables de educación en el condado con el fin de analizar la orden de Corcoran.

Precisamente la semana pasada la Junta Escolar de Miami-Dade votó unánimemente a favor de retrasar la enseñanza en persona en las escuelas públicas hasta por lo menos el 14 de octubre.

Miami-Dade es el segundo condado con más casos de coronavirus en el país, con 169.426, sumados los 282 nuevos de hoy. Hasta la fecha han muerto por COVID-19 en el condado 3.231 personas.

Este domingo Florida superó los 700.000 casos acumulados de COVID-19 y las muertes llegaron a 14.202.

Siguiendo las pautas dadas por la Administración Trump, Corcoran exigió a las escuelas de Florida que tuvieran abiertas sus aulas para clases presenciales para fines de agosto.

Miami-Dade y el vecino condado de Broward fueron exceptuados en razón de la alta incidencia de la pandemia en la zona, pero la carta de Corcoran indica que no quiere más excepciones.

En la misiva se señala que en caso de no abrir las escuelas el 5 de octubre, cada escuela deberá justificar por qué no lo hace y proveer un plan provisional de apertura.

Karla Hernandez-Mats, presidenta del sindicato Maestros Unidos de Dade, señaló en Twitter que espera que "nuestra junta se mantenga firme para garantizar la seguridad adecuada".

Con 92 escuelas, 345.000 estudiantes y alrededor de 40.000 empleados, el distrito escolar de Miami-Dade es el cuarto más grande de Estados Unidos por detrás del de Nueva York, Los Ángeles y Chicago.