EFEUSAHouston (TX)

El Departamento de Policía de Houston, en Texas, investiga un operativo realizado el pasado mes y que se saldó con dos civiles muertos y cinco oficiales heridos, por presuntas contradicciones, informan hoy medios locales.

"Creemos que en el último de los reportes sobre el operativo, uno de nuestros investigadores de la división antinarcóticos escribió falsedades en ese documento a la corte", señaló en una rueda de prensa el jefe de la Policía de Houston, Arturo Acevedo.

El hecho en cuestión ocurrió el pasado 28 de enero, cuando un grupo de la referida división condujo un operativo en un domicilio en Houston en el que se produjo un intercambio de disparos y, como resultado, perdieron la vida los ocupantes de la vivienda, Dennis Tuttle (59) y Rhogena Nicholas (58).

Según la orden de cateo inicial solicitada a un juzgado de Houston por el oficial Gerald Goines, en ese domicilio se llevó a cabo una venta ilegal de estupefacientes, específicamente heroína, declarado por un informante confidencial.

La auditoría de la Policía encontró que el informante referido en la orden de cateo señaló haber trabajado con Goines pero negó haber efectuado alguna compra de drogas en el domicilio, en el que solo se hallaron 18 gramos de marihuana y un polvo blanco, presuntamente cocaína o fentanilo.

Según Acevedo, Goines, un veterano agente de la unidad de narcóticos, probablemente afronte "cargos criminales", por haber mentido en el escrito de cara a obtener una orden de registro que derivó en el tiroteo.

Acevedo señaló que la investigación interna se efectúa en toda la división antinarcóticos del Departamento de Policía de Houston, compuesta por 175 oficiales.

"Cuando me hice cargo de este departamento de Policía fui claro al señalar que no permitiría que se cometan injusticias basadas en mentiras", remarcó Acevedo en la rueda de prensa ofrecida el viernes.

Por su parte, el alcalde de Houston, Sylvester Turner, exigió "una exhaustiva y pronta investigación", mientras que la titular de la Fiscalía del Condado Harris, Kim Ogg, reveló que la división especialista en derechos humanos "analiza posibles cargos criminales".

Juristas como Dough Murphy, presidente de la Asociación de Abogados Criminalistas del Condado Harris, donde se asienta Houston, cree que la conducta de un oficial podría poner en peligro el respaldo de la opinión publica hacia la policía de Houston.