EFE NewsMiami

Un inusual fin de semana del Día de los Caídos (Memorial Day), el "puente" de fines de mayo que marca el inicio de a temporada estival en EE.UU., se vive en el sur de Florida, con la mayoría de las playas cerradas y casi sin turistas debido al COVID-19.

En Miami, donde la reapertura económica del estado llegó con retraso debido a la alta incidencia del COVID-19, todas las playas están cerradas, pero los parques y los paseos junto al mar.

El mar, el gran escape de los surfloridanos, está "abierto".

Se espera que una flota de botes, lanchas y motos acuáticas se hagan a la mar desde las rampas públicas, la alternativa económica a las marinas y puertos deportivos, que estuvieron cerradas durante el confinamiento por el COVID-19.

Cada fin de semana en Miami se forman en esas rampas largas filas de automóviles y camionetas con remolques con embarcaciones y este fin de semana alargado hasta el lunes, cuando se conmemora el Memorial Day, no será una excepción.

En el aire habrá también entretenimiento.

Cuatro aviones de combate F-16C de la Fuerza Aérea, por un lado, y un helicóptero MH65 y un avión C-144 de la Guardia Costera, por otro, sobrevolarán este sábado hospitales y centro médicos del sur de Florida como homenaje a los trabajadores de la salud por su labor durante la pandemia.

Los Falcon de la Fuerza Aérea harán un recorrido desde los Cayos, el rosario de islas entre Florida y Cuba, hasta el condado de Palm Beach, una distancia de 230 millas (370 kilómetros) por tierra donde se concentran gran parte de los casos de COVID-19 en Florida.

Pasarán sobre 34 hospitales y clínicas, mientras las aeronaves de la Guardia Costera harán un recorrido más corto que incluye sobrevolar 16 centros médicos.

Por estos días el icónico dirigible de la compañía de neumáticos Goodyear está también en los cielos del sur de Florida para rendir tributo a los médicos, enfermeras, paramédicos, prestadores de primeros auxilios y trabajadores esenciales.

Los condados de Miami-Dade y Broward se incorporaron a la Fase Uno de la reapertura del estado el 18 de mayo, salvo excepciones como Miami y Miami Beach.

La reapertura comenzó el 4 de mayo en la mayor parte de Florida, que ha superado los 50.000 casos de COVID-19 y las 2.000 muertes.

Para el próximo martes está previsto que se abran las playas, gimnasios y hoteles, con restricciones, en Broward, mientras que en Miami-Dade lo harán el 1 de junio.

El turismo, el motor de Florida junto con los servicios, está tímidamente saliendo de la parálisis en que quedó por el confinamiento.

Este fin de semana es el primero desde fines de marzo en que se pueden alquiler casas y apartamentos de vacaciones en 26 de los 67 condados de Florida, pero la industria hotelera apenas ha arrancado.

El daño económico causado por el nuevo coronavirus se refleja fundamentalmente en la subida del índice de desempleo estatal, que en abril se situó en el 12,9 %, el triple que en marzo, según datos oficiales divulgados este viernes.

Grandes empresas con sede en Florida, como Hertz, dedicada al alquiler de automóviles, se han acogido a la ley de quiebras.