EFEUSALos Ángeles

Los más de 2.000 estudiantes de la escuela secundaria Saugus High School, de Santa Clarita, California, regresaron este lunes al plantel donde hace casi tres semanas un alumno mató a dos de sus compañeros, hirió a otros tres y después se disparó en la cabeza ocasionándose la muerte.

Maestros y personal docente estuvieron esperando en las puertas del centro educativo a los jóvenes que regresaban a las aulas, después del tiroteo del pasado 14 de noviembre.

Los primeros dos días, los alumnos tendrán una jornada corta y regresarán a casa temprano, dijo el Distrito Escolar William S. Hart Union en un comunicado.

También se restringieron las vías de acceso a la escuela, informaron las autoridades escolares.

"El personal de la escuela estará apoyando a los estudiantes en duelo y tratando de restaurar la mayor normalidad posible durante este momento difícil", resalta el comunicado.

Los estudiantes de otros campus del distrito escolar también verán menos entradas habilitadas para ingresar a los centros educativos.

"Agarremos coraje para hacernos más fuertes mientras nos unimos para enfrentar esta crisis", dijo el superintendente Mike Kuhlman en un comunicado.

En los alrededores de la escuela aún se ven los mensajes de apoyo que recuerdan a Gracie Anne Muehlberger, de 15 años, y Dominic Blackwell, de 14, quienes perdieron la vida en el tiroteo a manos de un estudiante de tercer año en la escuela, ubicada en un vecindario de Santa Clarita, en el condado de Los Ángeles.

Nathaniel Berhow, de 16 años, disparó contra un grupo de estudiantes el 14 de noviembre, cinco minutos después de que su madre lo dejara en la puerta de la escuela pasadas las siete de la mañana.

Los investigadores no han podido establecer los motivos que llevaron al joven a disparar, cuyas acciones fueron captadas por una cámara de vigilancia de la escuela.

El jefe del Departamento del Alguacil de Los Ángeles, Alex Villanueva, dijo que el tirador parecía estar familiarizado con el manejo de armas.

Las imágenes revelaron que Berhow sacó de su mochila una pistola semiautomática calibre 45, disparó contra los estudiantes y, después, intentó suicidarse de un balazo en la cabeza.

Berhow murió en el hospital un día después por las heridas que se causó.

Las investigaciones revelaron que el arma fue clasificada como una "pistola fantasma" que no estaba registrada, cuyas partes fueron compradas por internet.