EFE NewsLos Ángeles/Tucson

Miles de restaurantes de todo el país han cerrado sus puertas por la crisis del coronavirus, aunque el ingenio y perseverancia de muchos propietarios latinos les ha llevado a mantenerse en pie, ya sea por iniciativas imaginativas o solidarias.

El español José Andrés, afincado en EEUU, quizás sea la figura más popular cuando se trata de crisis humanitarias, y ahora en medio de esta pandemia a través de su fundación World Central Kitchen ha entregado alimentos a pasajeros en cuarentena de un crucero y a barrios enteros habitados por personas desfavorecidas.

Pero hay también muchos otros restaurantes y chefs que han estrechado una mano en estos difíciles momentos, cuando el coronavirus ha infectado ya a más de 54.000 personas en el país.

Ese es el caso de "Guerrilla tacos", en el centro de Los Ángeles y que ha ideado un paquete de emergencia que incluye rollos de papel higiénico y huevos, ello tras la escasez de esos artículos básicos y tras la orden de quedarse en casa decretada por el gobernador de California, Gavin Newsom, para mitigar la propagación del COVID-19.

"Ponerle papel del baño es un modo de seguir vendiendo estos Taco Kits", dijo a Efe Westley Ávila, de 41 años, chef de "Guerrilla Tacos", quien dice que la ayuda a la comunidad con el papel higiénico extra en sus bodegas lo pueden hacer gracias a que compran "grandes cantidades".

El llamado "Emergency Taco Kits", que asciende a 150 dólares, consiste en cinco libras de carne asada e igual cantidad de pollo rostizado, dos pintas de salsa verde a base de aguacate y roja, "con chile de árbol", cebolla en trocitos, cilantro, arroz y frijoles a la mexicana. Además de cuatro rollos de papel higiénico y 30 huevos.

Ávila, cuyo "Guerrila tacos" se remonta a 2012, cuando vendían a escondidas comida en la calle, contó que el precio de los tacos es "al costo" y los rollos de papel higiénico y los huevos constituyen su apoyo a la comunidad local, gracias a la cual puede regentar el negocio que emplea a 50 personas.

"Están contentos, porque no podían encontrar esas cosas necesarias para estar en casa", reveló Ávila sobre la reacción de los clientes.

Michelle Siqueiros, de 47 años, junto a su hija Alejandra Cuevas, de 17, fueron unas de las clientas que pasaron a recoger el paquete de emergencia, con la premisa de que "es importante apoyar a los negociantes que están tratando de sobrevivir", como dijo la madre.

"Creo que es una innovación, porque estamos tratando de mantener un buen humor y la calma, sabiendo que necesitamos estar en casa", dijo a Efe Siqueiros y una amante de los tacos de Ávila.

Por su parte, las enfermeras Michelle Zamora y Alisa González llegaron con guantes de latex en las manos por un paquete de tacos, y con la intención de donar el papel y los huevos a quien más lo necesite en la clínica en la que trabajan.

Zamora confesó a Efe que le provoca tristeza "saber que hay mucha gente que anda de tienda en tienda sin encontrar papel de baño".

En Arizona, Ian Rosales, chef ejecutivo del local "Welcome Diner Tucson", entrega comida gratis, o lo que puedan pagar, a todos los trabajadores de restaurantes y del sector de la hostelería que se han quedado sin empleo a causa de la pandemia del coronavirus.

"Los restaurantes están siendo fuertemente impactados, muchos de ellos han tenido que cerrar, mucha gente se ha quedado sin empleo, algunos de ellos no tienen incluso como comprar comida para sus familias y los queremos ayudar", dijo a Efe Rosales.

Los primeros beneficiados de esta solidaria iniciativa, a la que Rosales ha denominado "comida para los trabajadores", fueron los cerca de 20 empleados de su negocio que casi de la noche a la mañana se quedaron sin empleo tras la orden del cierre de negocios no esenciales dada en Tucson.

El chef cuenta que al darse cuenta que aun contaban con mucha comida en sus refrigeradores ampliaron su cruzada hacia los empleados de otros restaurantes locales y de otros negocios del sector, que han pasado a engrosar la lista de desempleados a causa del COVID-19.

"Muchos trabajadores están teniendo que tomar la dura decisión de pagar su casa o comprar comida y los queremos ayudar, quitarles un poquito de esta presión", ahondó Rosales.

Quienes se acercan al local pagan "lo que puedan", y si no pueden hacer ningún tipo de donación se llevan la comida gratis y sin preguntas de por medio. El menú abarca diversas pastas, sopas, pozole verde, vegetales rostizados y arroz.

"Welcome Diner Tucson" comenzó a entregar la comida esta semana y por el momento cuentan con un centenar de contenedores preparados y refrigerados, listos para ser distribuidos.

Rosales indicó que están tratando de cocinar platos que puedan ser congelados y así duren más tiempo en el refrigerador de las familias, y además si toda la propuesta tiene acogida hablarán con los distribuidores para comprarles el producto que se pueda echar a perder a causa del cierre de restaurantes.