EFE NewsChicago (IL)

Un residente de Chicago fue detenido y acusado este miércoles de cargos federales por haber participado en el ataque al Capitolio de la semana pasada y publicar en redes sociales una fotografía de la oficina saqueada de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Kevin Lyons, de 40 años y vecino del barrio Gladstone Park en el noroeste de la ciudad, fue acusado de un delito menor por ingreso violento a un edificio público y conducta desordenada en las instalaciones del Capitolio.

Según informó la Fiscalía Federal del Distrito Norte de Illinois, la detención se produjo en su domicilio. Lyons compareció en una audiencia telefónica con el juez federal Gabriel Fuentes, quien le fijó una fianza de 10.000 dólares.

Como condición para su libertad, el juez le ordenó no mantener contacto con personas involucradas en el ataque del 6 de enero o con quien planifique “cualquier acto que busque impedir el funcionamiento normal del Congreso” o de cualquier otra agencia federal.

Según la denuncia presentada en la corte, antes del incidente del Capitolio, Lyons había publicado un mensaje en su cuenta en Instagram donde decía “DETENGAN EL ROBO”, en referencia a las afirmaciones del presidente Donald Trump de que le habían robado la elección de noviembre pasado.

También publicó un mapa donde mostraba que se estaba desplazando de Chicago a Washington, con la leyenda “Me niego a decirle a mis hijos que me quedé sentado, sin hacer nada”. En la fotografía de la oficina de Pelosi escribió “¿LA CASA DE QUIÉN? ¡NUESTRA CASA!”.

Según la denuncia, en sus declaraciones a los agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), Lyons admitió haber ingresado al Capitolio, pero dijo que fue arrastrado por la multitud, sin poder hacer nada para oponerse.

Una vez en el interior dijo haber vagado por lo corredores en busca de una salida, hasta llegar al segundo piso y el despacho de Pelosi, donde en ese momento -según declaró- había unas 30 personas.

Lyons filmó todos sus movimientos con su teléfono y las imágenes las publicó en YouTube tras regresar a Chicago en automóvil.

Esta es la segunda persona del área de Chicago en ser detenida y acusada de participar en el ataque. El primer detenido fue Bradley Rukstales, director ejecutivo de una firma de ingeniería, acusado en una corte de distrito de Washington la semana pasada.

Este martes también fue detenido Louis Capriotti, del suburbio de Chicago Heights, acusado de proferir amenazas contra quienes participen en la inauguración del presidente electo Joe Biden el próximo 20 de enero.