EFE NewsSan Diego (CA)

Un grupo de voluntarios, acompañados de tres agentes de la Patrulla Fronteriza, iniciaron este sábado la reconstrucción del Jardín Binacional, que por años estuvo levantado en la frontera entre San Diego (California) y México, y a comienzos de este mes fue retirado por las autoridades federales.

"Me siento bien que haya regresado el jardín, cuya idea es la amistad fronteriza”, dijo a Efe Daniel Watman, fundador del Jardín Binacional, fundado en 2008 en el Parque de la Amistad, el cual se ubica en la línea fronteriza.

Hasta ahí acudió hoy Watman junto a un decena de voluntarios y un centenar de plantas nativas, las cuales fueron colocadas en el lado estadounidense a 1,2 metros de la malla fronteriza por indicaciones de la Patrulla Fronteriza, con el fin de prevenir que el espacio sea utilizado para el trasiego ilegal de personas o el narcotráfico.

El anterior jardín binacional consistía en dos semicírculos que se complementaban en ambos lados del muro fronterizo con plantas nativas de la zona donde California se une con México y con el Pacífico.

La Patrulla Fronteriza recordó hoy por medio de un comunicado que la destrucción total del jardín no fue una medida planeada y que la agencia es consciente de que "grupos comunitarios han dedicado muchas horas para asegurar el crecimiento del jardín y la presencia histórica entre dos grandes países”.

El pasado 8 de enero, unas obras que se realizaban en un tramo de la demarcación motivaron que maquinaria pesada ingresara en el área y retirará el jardín que se levantaba en Imperial Beach.

El jefe de la Patrulla Fronteriza, en el sector San Diego, Douglas Harrison, dio a entender que la total destrucción del jardín en el lado estadounidense de este parque inaugurado en 1971 se debió a un error de comunicación y, tras las protestas pacíficas, ordenó que sea reconstruido.

En aquella ocasión, señaló que "el jardín era utilizado para ocultar actividades de contrabando", sin proporcionar detalles, y a modo de ejemplo publicó en Twitter dos fotografías de la supuesta "vulnerabilidad" de la valla fronteriza.

La agencia señaló hoy que los intentos de "explotar las vulnerabilidades" de la infraestructura fronteriza, como lo hacían en el jardín, “es un ejemplo de cómo las organizaciones criminales no tienen consideración hacia los proyectos comunitarios de buena fe como el Jardín Binacional”.

Watman indicó que la reconstrucción del jardín tomará unos dos años, tiempo necesario para que las plantas lleguen a su tamaño ideal y sean "autosuficientes", y que será necesario regar el espacio por lo menos una vez a la semana.

Las plantas nativas replantadas incluyen unas 25 especies, entre ellas cactus, artemisas y flores amarillas.