EFEUSAMiami

El dicho popular "la primavera la sangre altera" se cumple también en el reino animal, en estados como Florida, de clima subtropical, donde toparse con nidos de aves, manatíes, tortugas marinas e incluso osos negros puede sorprender al visitante no prevenido.

Por eso, la Comisión para la Conservación de la Pesca y la Fauna (FWC) de Florida avisa de que este despertar de la vida que es la primavera puede acarrear sorpresas y algún que otro susto a los residentes y visitantes del estado.

Con el inicio de la etapa reproductiva, es muy probable que los partidarios de la playa y el mar se topen con tortugas marinas anidando en la arena, manatíes dibujando lentos giros en la superficie marina y aves acuáticas afanadas en levantar sus nidos.

El reloj biológico interno también se activa para la especie de oso negro y sus cachorros que habita en Florida, e incluso para las numerosas serpientes que pueblan los Everglades y la red de canales de agua que recorren el estado.

"Debido a la mayor actividad de la vida silvestre en la primavera, es más probable que las personas vean y se encuentren con todo tipo de animales, tanto adultos como crías", señala la FWC, que pide a los que vivan una de estas situaciones que "eviten perturbar la vida animal durante sus ritos primaverales".

"Ver la vida silvestre es uno de los placeres de estar al aire libre durante la primavera", dijo Kipp Frohlich, jefe de la División de Hábitat y Conservación de Especies de la Comisión de Conservación de la Vida Silvestre y la Pesca de Florida (FWC).

Pero Frohlich dijo además que los niños y adultos tienen que comprender la "importancia de no molestar a los animales" durante excursiones al aire libre: hay que mirar con atención a nuestro alrededor para "no asustar a una tortuga marina o 'gopher', un manatí o un pájaro que anida".

Recordó la FWC que, durante la noche, las playas deben permanecer oscuras para favorecer la anidación de las tortugas marinas, ya que la iluminación artificial de linternas o teléfonos móviles puede desorientar a estos quelonios y sus crías cuando llegan a tierra.

Resulta también de gran ayuda retirar los botes arrojados o el mobiliario de playa, así como rellenar los agujeros hechos en la arena donde pueden las tortugas quedar atrapadas.

Los propietarios de embarcaciones de recreo deben extremar sus precauciones en estas fechas para no herir con sus hélices a los manatíes, que abandonan sus refugios invernales y se aproximan a las playas y costas del Atlántico y Golfo y recorren vías fluviales interiores.

"Es crucial que los navegantes estén atentos a estos mamíferos acuáticos para evitar colisiones", señaló este organismo oficial.

En cuanto a los osos, a medida que las temperaturas se vuelven más cálidas, estos entran en una mayor actividad y crecen las posibilidades de que las personas se topen con alguno en el patio de su casa o en zonas donde habitan.

Las quejas de floridanos de que los osos escarban en la basura de su viviendas motivó que hace algunos años se autorizase la caza de estos animales, que después fue suspendida por las quejas de grupos ambientalistas y la cantidad de ejemplares muertos en pocos días.

De hecho, un grupo de congresistas de Florida presentó un proyecto de ley encaminado a proteger al oso negro nativo y su hábitat, que contempla incluso proveer contenedores de basura a prueba de estos mamíferos.

Finalmente, la FWC alertó del peligro que entraña el encuentro con serpientes en los jardines de las viviendas o en las excursiones al aire libre, por lo que aconsejó "retroceder" ante su presencia.

"Las serpientes no se sitúan a propósito para asustar a la gente; por lo general prefieren evitar los encuentro y huyen", apuntó.

La FWC advirtió que es "ilegal perturbar o dañar la vida silvestre" y el incumplimiento de esta ley puede acarrear condenas de cárcel.